sábado, 18 de junio de 2016

"En los mercados ha crecido una supernova que explotará algún día"

"En los mercados ha crecido una supernova que explotará algún día"

Los rendimientos negativos de los bonos de deuda y las políticas de los bancos centrales llevan a una nueva burbuja que puede provocar una grave crisis económica.

El economista y periodista mexicano Guillermo Barba explica que tras la crisis de 2008-2009, los bancos centrales ―principalmente europeos― "deprimieron las tasas de interés de manera artificial e inundaron de liquidez el mundo comprando activos".

Sin embargo estas políticas no funcionaron y, paradójicamente, mientras los papeles de deuda considerados como "refugio" están encareciéndose, en paralelo se da una relativa "escasez" de bonos "por la alta demanda de los inversores que salen de mercados emergentes".

Como viene sucediendo hace tiempo, el encarecimiento de los bonos ha llegado a tal punto que muchos de ellos pagan rendimientos negativos. Según el reconocido inversor Bill Gross ya son más de 10 billones de dólares en bonos los que se encuentran en esta situación. Esto supone los rendimientos más bajos en 500 años de historia registrada.

Según Gross, "esto es una supernova que explotará un día". "No hay duda de que así será", coincide Barba.

Barba detalla que "al 31 de mayo pasado había 10,4 billones de dólares en deuda soberana con rendimiento negativo". La lista la encabeza Japón "por mucho" con 7,3 billones. Asimismo recuerda que en febrero pasado eran 7 billones, en abril 9 y "ya vamos en más de 10 billones por primera vez".

Para el experto, los bancos centrales "quieren forzar a los bancos privados a prestar dinero o castigarlos con tasas negativas, cuando el problema es que antes han prestado demasiado". En ese sentido, añade que "un problema provocado por deuda, crédito y consumo desmedidos no se puede resolver con más de lo mismo".

La agencia Reuters informó al respecto que el segundo banco más grande de Alemania, el Commerzbank, está evaluando acumular euros en efectivo físico. Esta medida es para evitar las tasas negativas impuestas por el Banco Central Europeo.

"La inyección de liquidez de los bancos centrales ha creado reservas bancarias excesivas, que cuando son prestadas, van a parar a otros bancos en la misma situación. Un callejón sin salida", completa el analista mexicano.

RT

Compartir

0 comentarios: