miércoles, 15 de junio de 2016

Revelan nuevos informes sobre torturas en prisiones de la CIA

Revelan nuevos informes sobre torturas en prisiones de la CIA

La CIA ha hecho públicos nuevos informes sobre torturas a sospechosos de terrorismo en Afganistán después de los atentados del 11-S en EE.UU.

El documento, de 900 páginas, describe nuevas técnicas de tortura aplicadas a sospechosos de terrorismo por parte de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés) durante el mandato del expresidente George W. Bush tras el 11-S, informa el diario Los Angeles Times.

Relata además los cuatro años de tortura y las prácticas violentas usuales en las prisiones secretas de la CIA —los llamados black sites (“sitios negros”) ubicados en diferentes partes del mundo para interrogar a acusados de terrorismo—.

El presidente estaba preocupado por la imagen de una persona detenida, encadenada al techo, vestida con un pañal y obligada a ir al baño de esa guisa", señala la nota publicada en Los Angeles Times.

En realidad, estos documentos han sido desclasificados después de que dos antiguos presos de la CIA, junto a la familia de otro que perdió la vida en las prisiones de la Agencia, reclamaran a la Corte Suprema de Estados Unidos indemnizaciones por los daños y perjuicios ocasionados por las torturas.

La CIA ha desclasificado a petición de la Corte Suprema el mencionado documento, que incluye correos electrónicos, informes sobre interrogatorios e investigaciones internas de la Agencia, que revelan con detalle las torturas aplicadas a acusados de terrorismo.

El informe incluye asimismo una nota interna de la CIA fechada el 7 de junio de 2006, en la que el entonces presidente de EE.UU., George W. Bush, expresa su inquietud por el trato a los presos al que era director de la CIA, Porter J. Goss.

"El presidente estaba preocupado por la imagen de una persona detenida, encadenada al techo, vestida con un pañal y obligada a ir al baño de esa guisa", señala la nota.

En otro documento de 36 páginas se revela la muerte de Gul Rahman, un preso sospechoso de mantener vínculos con la red terrorista de Al-Qaeda y colaborador en los atentados del 11-S que murió en las torturas de los agentes de la CIA en 2002.

De acuerdo con el documento, Rahman murió de frío en un centro de interrogatorios de la CIA en Afganistán conocido como "Pozo de Sal", después de haber sido torturado brutalmente y abandonado a su suerte con los pies atados y el cuerpo desnudo, en uno de los patios del centro penitenciario a temperaturas extremadamente bajas.

No es la primera vez que salen a la luz los agresivos métodos de tortura aplicados a presos y acusados de terrorismo por la CIA. En diciembre de 2014, el Senado de Estados Unidos divulgó un informe sobre los brutales métodos de la CIA tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, que habían sido autorizados por la Administración de Bush y del entonces vicepresidente Dick Cheney.

Hispantv

Compartir

0 comentarios: