lunes, 4 de julio de 2016

Cristina Kirchner: "Ha habido un ajuste brutal e innecesario"

Cristina Kirchner: "Ha habido un ajuste brutal e innecesario"

La expresidenta argentina dio su primera entrevista exclusiva tras dejar el cargo en diciembre de 2015.

Si bien se esperaba que la exmandataria se hiciera presente en el estudio del canal de televisión C5N, finalmente la entrevista se hizo por vía telefónica. A diferencia de lo que diversos analistas y dirigentes políticos habían anticipado, Cristina Kirchner se mostró, en general, moderada en sus palabras.

En primer lugar aclaró que no había regresado a Buenos Aires (actualmente reside en El Calafate, provincia de Santa Cruz) para declarar en una de las causas que sigue el juez Claudio Bonadío. Sino que se debió al inminente cumpleaños de su hija y a otras "cuestiones políticas". Sobre estas últimas no dio muchos detalles y se limitó a decir que se trataba de "hablar con compañeros, con dirigentes, y para tener una visión de primera mano desde lo social". "Me interesa palpar la temperatura de la calle", agregó.

Uno pensaba que se iban a cambiar ciertas cosas, pero no pensé que el desequilibrio iba a ser de esta manera y con este impacto sobre la vida de la gente

Al respecto analizó que desde que asumió la presidencia Mauricio Macri se dio una "gran transferencia de recursos al sector primario concentrado y al sector financiero" y un "ajuste brutal e innecesario de tarifas" que "han bajado el nivel de vida de los argentinos".

Cristina Kirchner sostuvo que "hay una percepción de que las cosas no están bien" y aseguró estar triste por esta situación luego del "esfuerzo" que realizaron durante 12 años de gobierno. "Uno pensaba que se iban a cambiar ciertas cosas, pero no pensé que el desequilibrio iba a ser de esta manera y con este impacto sobre la vida de la gente", añadió y opinó que "son cuestiones que el gobierno debería rever".

La factura de luz o de gas "no se puede llevar la mitad de tu salario", dijo y sentenció: "Yo no quiero que le vaya mal al gobierno, sinceramente, porque no quiero que le vaya mal a la gente".


Las causas judiciales y el pedido de auditoría


"Voy a proponer una auditoría en la Obra Pública para establecer si hubo sobreprecios", disparó la ex presidenta ya que consideró que es "disparatado hablar alegremente de sobreprecios" en los contratos de su gestión.

Cristina Kirchner enfrenta actualmente varias causas judiciales. En una de ellas está acusada de haber licitado obras con precios más elevados que los que correspondían a cambio de que las empresas contratistas le alquilaran varias de las propiedades que posee a su nombre.

"No es una sensación térmica como la temperatura, es algo claro y es evidente que soy perseguida. Debo ser la única persona que es investigada por dos jueces de Comodoro Py por la misma causa y con el mismo objeto", aseguró e insistió en que le va a plantear al juez "que haga una auditoría de la obra pública, hecha por consultoras públicas y privadas".

También recordó que se está hablando "de un plan de obra pública de miles de millones de dólares ejecutada por el Gobierno nacional, pero también por gobernadores e intendentes". En este aspecto detalló que el 60% de la obra pública era descentralizada y no dependía directamente de su gobierno.


La oposición y su liderazgo


Gran parte de la expectativa de esta entrevista estaba depositada en el rol que Cristina Kirchner pudiera asumir como líder de la oposición. Sin embargo, quedó claro que su objetivo no es tomar ese lugar, al menos por el momento.

No es una sensación térmica como la temperatura, es algo claro y es evidente que soy perseguida

"Creo que están faltando ideas. No es un problema de si falta oposición, sino ideas alternativas", dijo. Al respecto señaló el rol que tiene que jugar el Congreso Nacional donde los diputados y senadores no pongan palos en la rueda "como nos hicieron a nosotros".

Ante la consulta sobre que espacio ocupará en la política nacional recordó el acto que hizo el 9 de diciembre de 2015, un día antes de dejar el gobierno. "Cuando me despedí de esa plaza maravillosa fui muy clara: nadie debe esperar mesías ni salvadores".

En ese sentido añadió que "las cosas no se dan en política porque uno las apure. Son construcciones colectivas". Por lo que consideró que "la sociedad debe empoderarse y hacer valer sus derechos".

No obstante concluyó diciendo: "Me parece que es la obligación de todo dirigente alentar a la gente y darle esperanzas. ¿Porqué no podemos pensar que el gobierno puede cambiar?".

RT

Compartir

0 comentarios: