domingo, 10 de julio de 2016

Escándalos alimentarios: ingredientes 'sorpresa' que harán temblar su estómago

Escándalos alimentarios: ingredientes 'sorpresa' que harán temblar su estómago

LSD en filetes, carne de burro en hamburguesas de ternera y ADN humano en perritos calientes son solo algunos de los ingredientes inesperados que han provocado escándalos alimentarios en los últimos años.

La reciente detección en chocolatinas Kinder de niveles "peligrosos" de hidrocarburos aromáticos derivados de aceites minerales, considerados posibles agentes cancerígenos, es solo uno de los escándalos alimenticios más sonados de los últimos años, pero no el único.
Carne de caballo en lugar de carne de ternera

En febrero de 2013, la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Irlanda encontró en varias cadenas de supermercados en el Reino Unido rastro de ADN de caballo y de asno en hamburguesas que debían contener únicamente ternera. En las hamburguesas se detectó fenilbutazona, un antiinflamatorio que se utiliza comúnmente para los equinos pero que está prohibido para el consumo humano. Posteriormente el escándalo se expandió a otros 15 países de la Unión Europea.

La carne de asno y equino podría proceder de Rumanía a través de intermediarios en Chipre. Según una de las versiones, la presencia de este tipo de carne podía tener su origen en una nueva ley rumana que prohibía la circulación de transporte de tracción animal por las carreteras principales y que motivó el sacrificio de muchos caballos y asnos.


¿Una broma macabra de extremistas vegetarianos?


En marzo de 2014, una familia estadounidense fue hospitalizada tras comer carne contaminada con LSD.

Todos los miembros de la familia Morales Rosado fueron atendidos en un hospital después de comenzar a experimentar mareos, alucinaciones y un considerable aumento de la frecuencia cardiaca.

Las autoridades federales comenzaron una exhaustiva investigación del caso para determinar cómo pudo llegar el LSD a los estómagos de los Morales. Tras analizar todo lo que la familia había comido esa noche, las autoridades siguieron el rastro de la carne hasta la empacadora, una empresa del estado de Georgia, pero no hallaron indicios de la droga. Al final, este extraño caso fue archivado por las autoridades y a día de hoy sigue siendo un misterio.


80% de pollos infectados en el Reino Unido


En noviembre de 2014, Tim Lang, profesor de Política Alimentaria en la Universidad de la Ciudad de Londres aconsejó a sus conciudadanos no comprar pollo debido al alto nivel de riesgo de infección por la bacteria Campylobacter, que provoca diarrea inflamatoria en los humanos.

Lang dijo al diario 'The Guardian' que de 2.000 muestras de carne de pollo observadas en el país 80% estaban infectadas con microorganismos potencialmente peligrosos.


Chocolate de plástico


En febrero de 2016, el gigante chocolatero estadounidense Mars se vio obligado a retirar una gran cantidad de barritas Mars, Snickers, Milky Way, MiniMix y Celebrations en 55 países después de que en una chocolatina se encontraran trozos de plástico.

En 2014 la misma compañía anunció la retirada de varias de sus bebidas del mercado francés debido a la "posible presencia" de la bacteria 'Bacillus subtilis', que podía causar una intoxicación en los consumidores. De acuerdo con los representantes de la empresa, la decisión fue tomada "como medida de precaución debido a que su consumo podría causar riesgos para la salud".


Insecticida en alimentos congelados


A finales de 2013, una compañía japonesa anunció la retirada del mercado de una partida de 6,3 millones de alimentos congelados después de detectar la presencia de fosfato orgánico malatión, utilizado como insecticida y antídoto contra los piojos.

La retirada de los productos, entre los que se encuentran croquetas y pizzas, se inició cuando Aqlifoods, una filial del gigante de los congelados Maruha Nichiro, encontró la sustancia peligrosa.

Como resultado 1.700 personas experimentaron problemas de salud tras consumir productos congelados con un olor a gasolina. La sustancia pudo mezclarse con la comida de manera intencionada, ya que ese insecticida no se usa en la fábrica de congelados y las dosis eran demasiado altas como para tratarse de un accidente.


Leche con la bacteria del botulismo


En agosto de 2013, la compañía francesa de productos lácteos Danone retiró del mercado en varios países de Asia lotes de leche en polvo para bebés debido al riesgo de botulismo. Los productos retirados provenían de su proveedor de Nueva Zelanda, Fonterra, y se comercializaban en China, Hong Kong, Malasia, Tailandia y la propia Nueva Zelanda.


Vidrio en la comida


La empresa Nestlé EE.UU. anunció en marzo de 2016 la retirada voluntaria de un número limitado de comidas congeladas (pizzas DiGiorno, pizzas Lean Cuisine, paninis y ravioles, además de lasañas y soufflés de Stouffer) por la probabilidad de que contuvieran pequeños trozos de vidrio. Según la empresa, las espinacas podrían ser el ingrediente que contenía los fragmentos de vidrio.

La compañía también resultó salpicada en un escándalo relacionado con alimentos en noviembre de 2015 después de que un reporte señalara sobre elevados niveles de plomo registrados en sus productos distribuidos en la India.


Más de 10 toneladas de medusas falsas con aluminio


En abril del año en curso, las autoridades del este de China anunciaron la desarticulación de dos fábricas de medusas falsas. Según la Policía, las dos instalaciones ilegales, ubicadas en las provincias orientales de Zhejiang y Jiangsu, habrían proporcionado más de 10 toneladas de medusas falsas al mercado alimentario.

Los animales falsificados habían sido fabricados con sustancias químicas y contenían niveles excesivos de aluminio, un metal muy nocivo para los huesos, los nervios y la memoria.

Los platos de medusa son particularmente populares en verano en las costas del sur y este de China, donde se sirven como ensalada con varios tipos de aderezos.


Hamburguesas con restos de ADN humano y de ratas


En mayo de 2016, la compañía estadounidense de análisis alimentarios Clear Labs, conocida por revelar en 2015 que perritos calientes vendidos en el país contenían ADN humano, señaló que las hamburguesas también contenían ADN humano e incluso de ratas.

Para su investigación, la empresa analizó genéticamente y nutricionalmente 258 hamburguesas de carne y vegetarianas.


Bacterias fecales en el hielo de un restaurante de KFC


La inspección encubierta de los periodistas del programa 'Rip Off Britain' (Timando a Gran Bretaña, en inglés), del canal BBC, encontró en abril de este año bacterias fecales en el hielo de un restaurante de la cadena de comida rápida estadounidense KFC en Birmingham (Reino Unido).


RT

Compartir

0 comentarios: