miércoles, 6 de julio de 2016

Familiares de militares británicos fallecidos en Irak estudian emprender acciones legales contra Blair

Familiares de militares británicos fallecidos en Irak estudian emprender acciones legales contra Blair

Familiares de militares británicos fallecidos en la guerra de Irak buscan emprender acciones legales contra Tony Blair por su responsabilidad en la invasión.

En distintas entrevistas a medios británicos, varias víctimas han coincidido al señalar que la guerra no mereció la pena y que ahora es momento de examinar si se pueden exigir responsabilidades, tanto políticas como judiciales, por la decisión tomada en 2003 por el Gobierno de Blair.

No va a ayudarnos a mi mujer o a mí a asumir la muerte de mi hijo, el dolor queda, pero debería hacerse justicia", ha esgrimido Roger Bacon, padre de un soldado británico que murió durante la guerra en Irak.

Entre otros, Roger Bacon, padre de un soldado fallecido, ha dicho en declaraciones a la BBC que ahora estudiará "si hay algo que hacer en materia legal" para llevar su causa ante los tribunales. "No va a ayudarnos a mi mujer o a mí a asumir la muerte de mi hijo, el dolor queda, pero debería hacerse justicia", ha esgrimido.

Eddie Hancock, que también perdió un hijo, ha reclamado que "al menos" el ex primer ministro británico Tony Blair sea inhabilitado para ejercer cargos públicos en el futuro, por el "grave daño" que infligió al país al emprender una intervención que ha calificado de "ilegal".

Este miércoles ha sido publicado el informe de una comisión de investigación de la invasión británica en Irak en 2003, presidida por John Chilcot, quien ha criticado la decisión de Londres de unirse a la invasión de Irak basándose en datos erróneos y subestimando las consecuencias de la decisión, mientras el régimen de Saddam Husein no representaba amenaza alguna en aquel momento.

Tras la presentación de dicho informe, el propio Blair ha anunciado que está dispuesto a asumir la totalidad de la responsabilidad por los errores de la invasión y ha expresado su profundo pesar por las víctimas que provocó la operación, así como su apoyo a las Fuerzas Armadas nacionales.

Sin el aval de las Naciones Unidas, EE.UU. y sus aliados —es decir, el Reino Unido, España, Australia y Polonia—, invadieron Irak en marzo de 2003 so pretexto de que en dicho territorio había armas de destrucción masiva que debían ser destruidas, aunque luego se vio que ni siquiera existían. Según el Ministerio de Defensa del Reino Unido, 179 militares británicos murieron durante la guerra en el país árabe.

Hispantv

Compartir

0 comentarios: