jueves, 14 de julio de 2016

Renuncia una enfermera española tras atender sola a 36 pacientes en un hospital

Renuncia una enfermera española tras atender sola a 36 pacientes en un hospital

"Me pasé toda la noche rezando para que ningún paciente sufriese una crisis", afirma la trabajadora.

Una enfermera del Hospital Clínico de Málaga, en Andalucía (España), ha renunciado a su puesto de trabajo tras sufrir un ataque de ansiedad al pasar una noche de guardia en la planta de digestivos, donde tuvo que atender sola a 36 pacientes. Según informa La Opinión de Málaga, la trabajadora se quedó sola, durante la noche del pasado domingo, debido a la baja de una compañera cuyo puesto no fue cubierto.

"Me pasé toda la noche rezando para que ningún paciente sufriese una crisis. Era un sin vivir. Ni siquiera supe reaccionar cuando falleció uno de ellos", relató la enfermera, que prefiere permanecer en el anonimato.

Había sido contratada hasta el 15 de agosto por el Servicio Andaluz de Empleo (SAS). Su labor consistía en "hacer guardia una noche sí y otra no", algo que al principio "le chocó". Pero su sorpresa fue todavía mayor cuando se dio cuenta que tendría que hacerse cargo de los 36 pacientes que, en ese momento, estaban ingresados con alguna patología digestiva en alguna de las 38 camas que alberga la planta.


Presentó la renuncia al finalizar su turno


En ese momento, la enfermera se lo comunicó al gerente para encontrar una solución. Sin embargo, éste le respondió "que lo sentía mucho y que hiciese lo que pudiera". "Era una situación de impotencia muy grande, no sabía donde estaba la medicación o como se manejaba el desfibrilador, por ejemplo. También desconocía como contactar con mis superiores o como tenía que actuar en caso de que algún enfermo falleciese", explicó la mujer, que llevaba trabajando en el centro sólo cuatro días, un tiempo insuficiente para hacerse con el funcionamiento de la planta.

"Las auxiliares me salvaron el turno porque yo estaba perdida. Lo pasé realmente mal. Terminé de poner los medicamentos que tenía que administrar a medianoche a las 3 de la mañana", relató la joven, de 34 años de edad, que había realizado alguna sustitución en el centro pero en consultas, nunca en planta, donde las labores son completamente diferentes.

Así, la enfermera cuenta como al terminar su turno a las ocho de la mañana, y "todavía con la ansiedad en el cuerpo" se dirigió sin pensarlo hasta dirección para presentar su renuncia.

Los recortes en la sanidad


Los sindicatos llevan denunciando desde hace varios meses la falta de personal en los hospital. Esta misma semana, el Sindicato de Enfermería (Satse) denunció en un comunicado que los recortes "estivales" conllevan el cierre de camas, plantas completas de hospitales sin actividad y menos servicios y horas de atención, así como un menor número de profesionales para atender a los pacientes

La delegada de Satse en el Clínico, Inmaculada Florido, declaró a este medio andaluz que "es inviable que una sola enfermera esté a cargo de toda una planta. Si algún enfermo sufre una crisis requiere toda la atención y el resto de los pacientes no podrían ser atendidos".

Satse también denuncia que este tipo de situaciones se han multiplicado en los últimos 4 años, cuando las bajas dejaron de ser cubiertas y es el personal en plantilla el que asume esa carga de trabajo. "Sentimos un continuo acosamiento por los descubiertos. Nos llaman en nuestros días libres para cubrir esos puestos y no podemos seguir soportando la presión de no negarnos a doblar turnos por la falta de contrataciones", concluyó Florido.

RT

Compartir

0 comentarios: