miércoles, 24 de agosto de 2016

China busca instalar una base de radar habitable en la Luna

China busca instalar una base de radar habitable en la Luna

El radar lunar podría tener importantes usos científicos, como el monitoreo meteorológico, la actividad sísmica y el derretimiento de los casquetes polares.

El programa espacial chino ha encargado a sus científicos que estudien la posibilidad de instalar una estación de radar habitada en la Luna. El estudio se inició a mediados de este año con una financiación de 2,4 millones de dólares, informó el diario South China Morning Post.

Guo Huadong, experto de la Academia China de las Ciencias, señala que “la Luna, entendida como una plataforma para la observación terrestre, ofrece numerosas ventajas frente a los satélites o una estación espacial dado que es más estable y tiene una durabilidad ilimitada”.

De igual forma, los científicos advierten que una estación de radar de este tipo requeriría de una enorme cantidad de energía, por lo que sería necesario construir una central de energía solar o nuclear en suelo lunar.

Asimismo, el estudio plantea la idea de instalar una antena de radar de hasta 50 metros de altura, capaz de monitorear áreas del planeta tierra más extensas que los satélites ya existentes, según indican los investigadores.

La instalación permitiría obtener imágenes más nítidas de la Tierra debido a que las microondas de alta frecuencia emitidas por la estación de radar serían capaces de penetrar a través de las nubes y la superficie de la Tierra.

El radar generaría al menos 1,4 gigabytes de datos por segundo, un volumen muy superior al ancho de banda de la tecnología actual de comunicaciones espaciales de larga distancia. No obstante, según Guo, la cantidad de información procesada no plantearía ningún problema debido a que la estación estaría habitada por astronautas capaces de procesar los datos en el mismo lugar.
EL DATO: Según el plan de innovación científica y tecnológica, anunciado por el Gobierno chino, el proyecto prevé la construcción de un cohete espacial gigante del tamaño del estadounidense Saturn V, para el año 2020, que abriría el camino para el alunizaje.

Por otro lado, expertos han expresado su escepticismo respecto al proyecto y afirman que una iniciativa de tal calado no es más que una pérdida de dinero, tiempo y recursos humanos.

La iniciativa del gigante asiático de construir un radar lunar demuestra una vez más el deseo de Pekín de desempeñar un papel protagónico en la carrera espacial.

No obstante, la mayoría de los investigadores chinos se muestran optimistas sobre las perspectivas de construir una base lunar a medio plazo, a pesar de ser conscientes de los retos que plantea.

telesurtv

Compartir

0 comentarios: