martes, 30 de agosto de 2016

Destituyen al jefe de Policía de México por ordenar ejecuciones

Destituyen al jefe de Policía de México por ordenar ejecuciones

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, destituyó al jefe de la Policía de este país, Enrique Galindo, por haber ordenado el asesinato de sospechosos.
Según informó el lunes el secretario del Interior de México, Miguel Ángel Osorio Chong, el exjefe de la Policía es acusado de haber ordenado la ejecución de al menos 22 sospechosos de narcotráfico por su cuenta y sin que antes haya habido juicio alguno en el estado de Michoacán en mayo de 2015.

“En el marco de los hechos recientes y por instrucciones del presidente de la República, el comisionado general de la Policía, Enrique Galindo, se ha separado de su cargo”, dijo.


En el marco de los hechos recientes y por instrucciones del presidente de la República, el comisionado general de la Policía, Enrique Galindo, se ha separado de su cargo”, dijo el secretario del Interior de México, Miguel Ángel Osorio Chong.

Chong aseguró que el presidente mexicano destituyó a Galindo con el fin de que se lleve a cabo una investigación transparente y que el jefe de la Policía no pueda hacerse uso de su cargo para influenciar las investigaciones.

La información sobre estos asesinatos arbitrarios se dio a conocer en un informe publicado por la Comisión de Derechos Humanos (CNDH) de México hace dos semanas que, además, reveló los malos tratos recibidos por los sospechosos.

El informe dejó en descubierto que los agentes de la Policía, luego de ejecutar a los sospechosos, dejaron armas cerca de ellos y trasladaron sus cuerpos para incriminarlos y poder alegar que los mataron en enfrentamientos.

Por su parte, los cuerpos de algunas de las víctimas muestran huellas de tortura y quemaduras en varias partes, razón por la que es altamente posible que algunos de los sospechosos hayan sido torturados antes de morir.

Uno de los cadáveres también muestra signos de haber sido atropellado, mientras que los otros presentan disparos directos a la cabeza, lo que confirma que fueron ejecutados.

A pesar de las pruebas Galindo se declara inocente y niega que la Policía haya ejecutado a los acusados de narcotráfico.


Compartir

0 comentarios: