martes, 30 de agosto de 2016

"EEUU y China listos para guerra electrónica en Mar Meridional"

"EEUU y China listos para guerra electrónica en Mar Meridional"

EE.UU. y China están listos para medir sus fuerzas en el campo de la guerra electrónica a medida que las tensiones crecen en el mar de China Meridional.

Durante los últimos años, China ha construido un número considerable de instalaciones de radar en las islas sureñas del mar de China Meridional, lo que permite a Pekín aumentar drásticamente las capacidades de sensibilización y de inteligencia en tiempo real, a fin de tener un control sobre una gran parte de la región, según un reciente informe del sitio Web del Instituto de Políticas y Estrategias ASPI Strategist.

De acuerdo con el artículo, las instalaciones de radar pueden parecer menos amenazantes que, por ejemplo, sistemas o bases aéreas de misiles tierra-aire, lo que, de hecho, da a China una ventaja significativa sobre otros Ejércitos que operan en el mar de China Meridional.

Las instalaciones permiten a Pekín contar con un sofisticado y fiable sistema de radar para aumentar así su capacidad de respuesta en lo que respeta a su arsenal de misiles balísticos antibuques de China, denominado (A2 / AD) contra el acceso / zona de la negación, considerado una directa amenaza para los portaaviones enemigos", según se indica en un artículo de portal ASPI Strategist.

Pekín ha aumentado aún más su red de satélites militares y de inteligencia a fin de poder rastrear mejor las maniobras militares extranjeras en el mar de China Meridional y, al mismo tiempo, estar preparado para un posible enfrentamiento bélico con EE.UU. dadas las crecientes tensiones marítimas en la región.

"Las instalaciones permiten a Pekín contar con un sofisticado y fiable sistema de radar para aumentar así su capacidad de respuesta en lo que respecta a su arsenal de misiles balísticos antibuques, denominados (A2 / AD) contra el acceso / zona de la negación y considerados una directa amenaza para los portaaviones enemigos", señaló el autor del artículo.

De mismo modo, dichas instalaciones también pueden permitir que China perturbe los sensores electrónicos del radar del enemigo.

Por otra parte, EE.UU., parece que tiene clara intención de recoger el guante lanzado por China, y de esta manera reforzar su tecnología en lo que respecta a la guerra electrónica, también denominada stand-off, en dichas aguas.

En junio pasado, Washington desplegó en Filipinas cuatro aviones EA-18G Growler que son capaces de contrarrestar los ataques electrónicos de China, ya que dichas aeronaves pueden interferir los radares como los que emplea Pekín en el mar de China Meridional.

China reclama como suyo casi un 90 % del territorio en litigio en el referido mar, en especial las islas Spratly, en las que construye islas artificiales, hecho que agravó sus tensiones con otros países de la región.

hispantv

Compartir

0 comentarios: