sábado, 6 de agosto de 2016

"Ojos cerrados y oídos sordos": durante muchos años los casos de dopaje en EE.UU. fueron ignorados

"Ojos cerrados y oídos sordos": durante muchos años los casos de dopaje en EE.UU. fueron ignorados

Durante la mayor parte de los años 1980 y 1990 existieron serios casos de dopaje en EE.UU. que muchas veces fueron ignorados e incluso alentados por las organizaciones deportivas.

En medio del escándalo de dopaje contra los deportistas rusos, el columnista Michael Powell afirma que durante muchos años EE.UU. vivió un problema de uso de sustancias prohibidas en el deporte que tanto entidades gubernamentales como medios de comunicación simplemente ignoraron.

En su retrospectiva para 'The New York Times', Powell señala que la mayor parte de los años 1980 y 1990 en EE.UU. existieron serios casos de dopaje en los Juegos Olímpicos que incluso fueron animados por el Comité Olímpico Nacional. En ese entonces, los resultados de los análisis desaparecieron, los atletas recibieron las medallas correspondientes y los entrenadores tuvieron éxito, asevera el periodista.

"Nuestros líderes olímpicos y patrocinadores, así como muchos medios, hicieron la vista gorda y se taparon los oídos cuando el dopaje concernía a atletas estadounidenses", declara Powell.

Entre varios de los ejemplos citados destaca el caso de Kerry Lunch, miembro del equipo de esquí estadounidense, quien a principios de 1987 recibió de manos de médicos estadounidenses una transfusión de glóbulos rojos para aumentar su resistencia. Durante el campeonato mundial, el combinado de su país ocupó el segundo lugar. No obstante, Lunch confesó y se hizo público que Jim Page, el entonces director del equipo de esquí, había dado el visto bueno al procedimiento.

Powell comenta además la historia del atleta Carl Lewis, que en 2003 confesó haber dado positivo en tres pruebas de estimulantes durante los JJ. OO. de Seúl, en 1988, y que el Comité Olímpico había hecho caso omiso. Este no es el único caso, "Cientos de personas han escapado al castigo y han sido tratadas de la misma manera", resalta el artículo.

Al respecto, el reconocido entrenador de atletismo Pat Connelly admitió que al menos 20 atletas "posiblemente" habrían consumido sustancias prohibidas en aquellas olimpiadas. "Es increíble la cantidad de récords en atletismo de ese tiempo que aún siguen siendo marcas mundiales", subraya el reportero.

Tras esa época en que el dopaje pasó relativamente desapercibido en EE.UU., Powell comenta que la situación ha mejorado. Ahora la agencia antidopaje trabaja de manera activa y sanciona severamente a deportistas y entrenadores que incurran en ese tipo de faltas.

RT

Compartir

0 comentarios: