miércoles, 10 de agosto de 2016

Presidente filipino amenaza a la Justicia con declarar ley marcial

Presidente filipino amenaza a la Justicia con declarar ley marcial

El presidente Filipino amenazó a la Justicia del país con declarar la ley marcial si este órgano sigue obstaculizando su campaña contra el narcotráfico.

“Si esto continúa y si siguen intentando detenerme, bien. ¿Prefieren que declare la ley marcial? Por favor, no creen una confrontación, una guerra constitucional, perderemos todos”, dijo el martes por la noche el presidente Rodrigo Duterte.

Desde su llegada al poder en más de 40 días, más de 560 presuntos traficantes han muerto, e hizo público recientemente una lista de más de 150 jueces, políticos, policías y militares presuntamente implicados en el tráfico de drogas y les dio 24 horas para entregarse.

Si esto continúa y si siguen intentando detenerme, bien. ¿Prefieren que declare la ley marcial? Por favor, no creen una confrontación, una guerra constitucional, perderemos todos”, advirtió el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte.

Tras la divulgación de tal lista, la presidenta del Tribunal Supremo, Maria Lurdes Sereno, escribió una carta a Duterte, explicándole que los jueces no tienen la obligación de entregarse sin que haya una orden judicial de arresto contra ellos, y por lo tanto le evocó que la lucha antidroga debe seguir los procesos legales.

Las afirmaciones de anoche de Duterte, pronunciadas ante militares en la isla de Mindanao en el sur del país, se tratan de una respuesta a la mencionada carta y su portavoz dejó claro que el mandatario de Filipinas conoce los límites de su poder ejecutivo.

El secretario de la Oficina de Comunicaciones Presidenciales, Martin Andanar, recalcó que el presidente Duterte opina que su campaña contra la droga no puede esperar a la “lenta rueda de la justicia”, al subrayar que los filipinos eligieron a un “hombre de acción”, quien cree que “la justicia demorada es justicia denegada”.

Andanar hizo hincapié, asimismo, en que Duterte respeta el “imperio de la ley” y la separación de los poderes en el país asiático, rechazando que la denuncia contra jueces infrinja los derechos de los ciudadanos.

La campaña presidencial contra narcotraficantes ha recibido numerosas críticas de varias organizaciones como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), tanto por la elevada cifra de muertos como por lo que consideran violaciones de derechos y libertades fundamentales.

Sin embargo, Duterte, de 71 años que mantiene su popularidad del 91 por ciento —la puntuación más alta recibida jamás por un jefe de Estado filipino—, respondió a estas críticas diciendo que sus decisiones se tratan de una medida necesaria.

hispantv

Compartir

0 comentarios: