domingo, 25 de septiembre de 2016

La amistad no se compra... pero ya se alquila

La amistad no se compra... pero ya se alquila

Aumentan en la Red los servicios de pago por 'amistades' para las personas que no tienen con quien hablar o necesitan que alguien que les haga compañía.

Internet permite satisfacer todo tipo de necesidades, aumentando en los últimos años los servicios que ofrecen desde alquilar algo tan útil como coche o un departamento a otras cosas de lo más insólitas.

Si un granjero suizo alquila sus vacas a quienes quieran ordeñarlas, otro servicio ofrece un grupo de paparazzi para que le sigan como si fuera un actor de Hollywood, mientras que en Japón se puede pagar para que una persona pida disculpas de forma humilde.

En medio de esta amplia oferta ya no suenan tan raros los servicios de alquiler de amigos, que, poco a poco, están conquistando el mundo. El más popular y más extendido es el estadounidense Rent a Friend, aunque también existen alternativas internacionales como la aplicación móvil Ameego o la plataforma brasileña Rent a Local Friend.

Las primeras dos plataformas permiten a la gente ofrecer a todos aquellos que lo necesiten sus servicios como amigos para participar en distintas actividades o, simplemente, para encontrarse y hablar si una persona no tiene con quién hacerlo. El tercer servicio va más destinado a turistas que buscan la compañía de algún residente local en los lugares que visitan.
¿Otro sitio de citas?

Cada servicio permite a los 'amigos' prestar su compañía, especificando qué es lo que prefieren hacer, a cambio de una cantidad de dinero, normalmente en torno a los 10 dólares por hora.


Todas estas plataformas van destinadas, en primer lugar, a aquellas personas que, por alguna razón, necesitan un amigo para un par de horas o para un plazo mayor, por ejemplo para ir juntos al cine o visitar algún lugar alejado en el coche de un 'amigo' alquilado.

A diferencia de otras plataformas sociales, como Tinder, los servicios del alquiler de amigos no solo no buscan aventuras amorosas, sino que incluso prohíben el contacto físico. Sin embargo, nadie puede impedir que dos personas que se caen bien sigan cultivando su amistad una vez acabado el plazo del 'contrato'... y gratis.

RT

Compartir

0 comentarios: