jueves, 15 de septiembre de 2016

Los economistas calculan la fecha del fin de la humanidad

Los economistas calculan la fecha del fin de la humanidad

En un análisis de probabilidad la empresa BCA Research aborda los factores que pueden provocar la extinción de nuestra raza.

La empresa de investigación financiera canadiense BCA Research ha calculado que hay un 50% de probabilidad de que la especie humana se extinga en el año 2290, informa el portal ruso RBC. La probabilidad se eleva al 95% más de cuatro siglos después, en 2710.

En un documento que BCA Research remitió la semana pasada a sus clientes el economista Peter Berezin presenta varios argumentos que refuerzan la idea de una próxima desaparición humana.

En primer lugar, Berezin hace referencia a la teoría del Gran Filtro sugerida por el economista Robin Hanson en 1996, según la cual es altamente probable que en una etapa de desarrollo tecnológico avanzado se produzca la autodestrucción de la humanidad.

A partir de la formulación, la firma canadiense recuerda que "tenemos tecnologías que hacen posible la destrucción de la Tierra, pero todavía no hemos elaborado una tecnología que nos ayude a sobrevivir en caso de catástrofe".

¿El 'juicio final'?

En continuación, el economista canadiense también recuerda el cálculo del día del juicio final planteado por el astrofísico Brandon Carter en 1983. El científico supuso que si los humanos de hoy se encuentran en un lugar espontáneo de la cronología humana, existe un alto grado de probabilidad de que nos encontremos a mitad de camino.

A partir de la idea de Carrer, Berezin recuerda que la población humana total de la Tierra ha sido de 100.000 millones de personas. Según sus cálculos, el fin de la humanidad puede llegar después de que en el planeta vivan otros 100.000 millones de personas. Con una tasa de fertilidad de 3,0 hijos (actualmente es de 2,4), antes del año 3000 la humanidad tocaría a su fin con una probabilidad de un 50-95%.

En el ámbito estrictamente económico, el documento de BCA Resarch advierte de que la idea de la extinción humana desincentiva la inversión y el ahorro. Un nivel más bajo de ahorros implica tipos de interés más altos y, en consecuencia, bonos más baratos.

RT

Compartir

0 comentarios: