miércoles, 14 de septiembre de 2016

Nueva investigación derriba versión oficial sobre 43 normalistas

Nueva investigación derriba versión oficial sobre 43 normalistas

Una nueva investigación desacredita las afirmaciones del Gobierno mexicano, según las cuales los 43 estudiantes desaparecidos fueron quemados en un basurero.

"No existe ninguna evidencia que apoye la hipótesis generada en base a testimonios de que 43 cuerpos fueron quemados en el basurero municipal de Cocula", afirma un informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) publicado ayer martes por la revista Science.

El Gobierno mexicano sostiene que un cartel de narcos asesinó a los 43 normalistas de Ayotzinapa y quemó sus cuerpos en el basurero de Cocula, e incluso ha presentado supuestos testimonios de quienes lo hicieron.

Ya en su día, los forenses y diversos grupos pro derechos humanos plantearon dudas sobre este relato, al detectar incongruencias en las pruebas, y aseguraron que la investigación federal no cumplió con las normas internacionales, según su criterio.

No existe ninguna evidencia que apoye la hipótesis generada en base a testimonios de que 43 cuerpos fueron quemados en el basurero municipal de Cocula", afirmó un informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), publicado por la revista Science.

Sin embargo, ahora, el peruano José Torero, un renombrado científico de la Universidad de Queensland, en Santa Lucía (Australia), ha descartado de manera definitiva la explicación del Gobierno.

En su investigación, el científico utilizó cuerpos de cerdos en lugar de cadáveres humanos e incineró hasta cuatro cerdos a la vez. La prueba determinó que para quemar por completo 43 cuerpos hubiera sido necesario apilar entre 20.000 y 40.000 kilogramos de madera y que la hoguera necesaria para consumir unos 43 cuerpos no podría haber ardido en el basurero.

Esta técnica se aplicó para determinar si la grasa corporal hubiera podido servir como combustible —como sostiene la versión oficial— para facilitar la incineración total; sin embargo, lo que notaron los expertos fue que cada vez que se agregaba un nuevo cuerpo, la intensidad disminuía.

Además, el científico puso en duda que fuera posible eliminar casi por completo la materia orgánica de los restos con un incendio a fuego abierto, en lugar de hacerlo en un horno.

La desaparición de los 43 normalistas de Iguala, en el estado sureño de Guerrero, ha suscitado desde septiembre de 2014 una ola de indignación y protestas en México por la falta de cooperación del Gobierno mexicano para conocer el auténtico paradero de los estudiantes. Esta prueba podría dar un nuevo giro al caso de Ayotzinapa y ayudar a esclarecer los hechos.

hispantv

Compartir

0 comentarios: