martes, 13 de septiembre de 2016

Nuevas pruebas científicas refutan la teoría principal de la formación de la Luna

Nuevas pruebas científicas refutan la teoría principal de la formación de la Luna

El choque planetario que formó la Luna pudo haber sido más violento de lo que pensábamos.

Los científicos estadounidenses Kun Wang y Stein B. Jacobsen han hecho pública en un artículo en la revista 'Nature' una nueva prueba que refuta la teoría principal de la formación de la Luna. Los especialistas concluyen que el impacto entre un protoplaneta y la Tierra que dio origen al satélite fue más fuerte de lo que se creía hasta ahora.

Desde la década de 1970 numerosos investigadores han defendido la teoría del gran impacto: la Luna se creó a partir de los restos de un protoplaneta llamado Tea tras rozar la joven Tierra. Esta teoría explica la masa de la Luna, los bajos niveles de hierro en las rocas lunares y el hecho de que el satélite se aleje gradualmente de nuestro planeta, además de otros parámetros.

En 2001 quedó demostrado que la composición isotópica de varios elementos presentes en las rocas terrestres y lunares es casi idéntica, lo que contradice la teoría del gran impacto, ya que la composición isotópica del cuerpo cósmico, que voló de alguna parte y chocó contra la Tierra, tenía que ser diferente.

Al estudiar los isótopos de potasio en las rocas lunares y terrestres Wang y sus compañeros hallaron nuevas pruebas que refutan la teoría principal de la formación de la Luna. Las muestras comparadas contenían una proporciones iguales de los dos isótopos de este elemento: el potasio-39 y el potasio-41. Es prácticamente imposible que esta proporción cambie porque surgió en el período inicial de la formación del sistema solar. Por lo tanto, si la Luna nació a partir de los restos del Tea y del manto de la Tierra, la proporción de isótopos de potasio no puede haber cambiado.

Sin embargo, Kun Wan y Stein B. Jacobsen determinaron que las rocas lunares tienen un 0,04% más de potasio-41 que las muestras terrestres. Esta diferencia puede deberse al hecho de que la Luna nació como resultado de la evaporación de una parte importante de la superficie terrestre en el espacio como consecuencia del choque con el Tea. Mientras que las rocas terrestres se enfriaban y se convertían en el satélite, el potasio-39 se evaporaba en el espacio de forma más activa que el potasio-41, que es más pesado. Ello explica las distintas proporciones de los dos isótopos. En resumen, para Wang y Jacobsen la Luna nació de la atmósfera del manto terrestre como consecuencia del fuerte impacto del Tea con nuestro planeta.

RT

Compartir

0 comentarios: