miércoles, 28 de septiembre de 2016

Peres, nobel de paz que ordenó una de las peores masacres de Israel


El fallecido expresidente israelí Shimon Peres, ganador del Premio Nobel de la Paz en 1994, ordenó una masacre que costó la vida a decenas de civiles.

El corresponsal en el Oriente Medio del rotativo británico The Independent,Robert Fisk, ha recordado en un artículo publicado este miércoles que el fallecido expresidente israelí, a quien muchos líderes mundiales califican de “pacificador”, es responsable directo de al menos una de las peores masacres de la historia del régimen de Tel Aviv.

“Cuando el mundo supo que había muerto Shimon Peres, gritó “¡pacificador!”, pero cuando yo me enteré de su muerte, lo que me vino a la mente fue sangre, fuego y matanzas”, dice Fisk, testigo del bombardeo por Israel de un campo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la ciudad de Qana, en el sur de El Líbano, que se saldó con civiles muertos —la mitad de ellos, niños— y 116 heridos.

Cuando el mundo supo que había muerto Shimon Peres, gritó “¡pacificador!”, pero cuando yo me enteré de su muerte, lo que me vino a la mente fue sangre, fuego y matanzas”, dice el corresponsal en el Oriente Medio del rotativo británico The Independent, Robert Fisk.

La masacre tuvo lugar el 18 de abril de 1996, luego de que las fuerzas de guerra israelíes bombardearan el campo de la ONU, supuestamente en respuesta a los enfrentamientos con las fuerzas del de El Líbano (Hezbolá).

 Un bebe muerto durante la masacre de las fuerzas israelíes en la ciudad de Qana, en el sur de El Líbano

Un bebe muerto durante la masacre de las fuerzas israelíes en la ciudad de Qana, en el sur de El Líbano

Luego del incidente, las autoridades israelíes alegaron no saber que en el campo había civiles, pero la ONU confirmó que había avisado en reiteradas ocasiones de que en el campo no era ningún objetivo militar y que era imposible que las fuerzas israelíes no estuvieran al tanto de la situación en el lugar.

El propio Peres, que en aquel tiempo ejercía como ministro de asuntos de guerra y primer ministro israelí en funciones (debido al asesinato del primer ministro Yitzhak Rabin en 1995), insistió en que las fuerzas israelíes no sabían que había allí cientos de civiles.

Sin embargo, su justificación resultó ser sin fundamento, dado que las investigaciones de la ONU mostraron que un dron israelí había espiado el campo durante varias horas, por lo que que es imposible que las autoridades israelíes no supieran que estaba lleno de civiles.

Algunos analistas, entre ellos Fisk, creen que la masacre de Qana fue en realidad una iniciativa de Peres para aumentar su popularidad entre los israelíes extremistas y ganar las elecciones frente al actual primer ministro, Benyamin Netanyahu, algo que no consiguió.

hispantv

Compartir

0 comentarios: