lunes, 24 de octubre de 2016

Juicio en Hong Kong a un banquero británico que filmó cómo torturaba y mataba a dos prostitutas

Juicio en Hong Kong a un banquero británico que filmó cómo torturaba y mataba a dos prostitutas

Una de las víctimas fue torturada durante tres días en el apartamento del asesino, que filmó la tortura con su teléfono móvil.

Un tribunal de Hong Kong ha empezado a juzgar el caso de un banquero británico, Rurik Jutting, arrestado en 2014 por asesinar a dos trabajadoras sexuales, cuyos cadáveres fueron encontrados en su lujoso apartamento cerca del barrio rojo de la ciudad, según informa el portal AsiaOne. Jutting, de 31 años, filmó cómo torturaba y mataba a una de sus víctimas antes de meter su cuerpo en una maleta.

Jutting, graduado de Cambridge, trabajaba en el Bank of America Merril Lynch y se ha declarado inocente de los cargos de asesinato después de que los investigadores hayan rechazado su intento de declararse culpable de un cargo menor de homicidio involuntario.

El británico confesó el brutal asesinato y señaló que no podría haberlo hecho sin haber consumido cocaína

El cuerpo de Sumarti Ningsih, de 23 años, estaba en estado de descomposición cuando lo encontraron en una maleta en el balcón de la vivienda. Se cree que estaba allí por una semana. Ningsih fue torturada durante tres días en el apartamento de Jutting, que filmó una parte de la tortura con su teléfono. El británico confesó el brutal asesinato y señaló que "no podría haberlo hecho sin haber consumido cocaína".

El cuerpo de Seneng Mujiasih, de 29 años, fue encontrado desnudo en la habitación principal y presentaba heridas de cuchillo en cuello y nalgas. Jutting la conoció en un bar y la llevó hasta su apartamento después de ofrecerle dinero a cambio de sexo.

Antes de salir, Jutting escondió dos cuchillos bajo los almohadones de sofá. También había comprado un soplete pequeño y un martillo. En un determinado momento, Mujiasih vio una mordaza hecha con ropa y empezó a gritar al acusado. Fue entonces cuando Jutting la agarró y, tras una pelea, le cortó la garganta.

Ambas víctimas habían llegado a Hong Kong para trabajar como empleadas domésticas. En la ciudad hay más 300.000 trabajadores inmigrantes en la ciudad, gran parte de los cuales provienen de Indonesia o Filipinas. El caso ha vuelto a poner en evidencia las grandes desigualdades que existen en la antigua colonia británica.

RT

Compartir

0 comentarios: