viernes, 25 de noviembre de 2016

Descifran el misterio de los huesos de los constructores del Antiguo Egipto


La mayoría de los hombres del pueblo de Deir el-Medina, que trabajaban en la construcción de las tumbas del Valle de los Reyes, desarrollaron una enfermedad en las piernas.

Un grupo de científicos ha resuelto el misterio de los restos de los antiguos artesanos egipcios que construyeron las tumbas de los faraones, según informa la revista Science.

Los huesos fueron hallados entre 2012 y 2014 durante las excavaciones en Deir el-Medina, un pueblo ubicado cerca del actual Luxor, cuyos habitantes estuvieron trabajando en las obras del Valle de los Reyes hace 3.500 años.

Las huellas de artritis que quedaron en los tobillos y rodillas de los esqueletos masculinos dejaron a los científicos confusos. Lo normal hubiera sido que, por la especialidad profesional de los obreros de esa época- cavar, tallar y pintar sobre la roca-, tales efectos se hubieran producido en la parte superior de sus cuerpos, y no en las piernas.

Lo que ha ayudado a solucionar este acertijo es el paisaje local. Cada semana laboral, los obreros caminaban dos kilómetros de longitud y tenían que subir 150 metros de altura hasta las cabañas donde vivían durante la semana. Desde allí tenían que ascender a diario otros 93 metros hasta el lugar de trabajo, que luego tenían que volver a bajar al final de la jornada. Según antiguos registros, en promedio caminaron 161 días al año por este terreno tan accidentado, y esto fue lo que les llevó a desarrollar artritis en piernas y rodillas.

En lo que se refiere a las mujeres, estas se quedaban en los hogares, por lo que sus huesos no tienen signos de esta enfermedad.

RT

Compartir

0 comentarios: