jueves, 3 de noviembre de 2016

Polémico hallazgo de un asentamiento humano de hace 49.000 años

Polémico hallazgo de un asentamiento humano de hace 49.000 años

Un asentamiento humano milenario en Australia cuestiona las teorías sobre el momento de la llegada de la civilización sedentaria más antigua del mundo a la isla.

El anuncio de su hallazgo lo ha hecho el arqueólogo Giles Hamm y ha detallado que un grupo de arqueólogos australianos había hallado herramientas y fragmentos de huesos en una cueva de los acantilados de Flinders Ranges, en el sur del país, de hace más de 49 000 años.

Según un estudio realizado por la Universidad de Copenhague y publicado el miércoles, los aborígenes australianos constituían la civilización sedentaria más antigua del mundo.

Puede que se produjera una colonización mucho antes de la fecha generalmente aceptada por la comunidad científica. Podría haber sido hace 55.000 o 60.000 años”, dice el arqueólogo Giles Hamm.

Sin embargo, los especialistas han vuelto a abrir el debate sobre cuándo llegaron realmente los primeros australianos a la isla. De acuerdo con la mayoría de arqueólogos, el suceso tuvo lugar hace aproximadamente 50.000 años.

La presencia de restos de los asentamientos en el sur de Australia sugiere que los aborígenes podrían haber llegado al norte del país antes. “Si llegaron hace 50.000 años, no tuvieron tiempo suficiente para moverse hacia el sur y establecerse allí”, ha manifestado Hamm.

“Puede que se produjera una colonización mucho antes de la fecha generalmente aceptada por la comunidad científica. Podría haber sido hace 55 000 o 60 000 años”, ha añadido el arqueólogo.

El asentamiento también contiene evidencias de que se produjo algún tipo de interacción entre los humanos y la megafauna australiana, especialmente con el diprotodon, un marsupial de dos metros de alto que pesaba 2 500 kilogramos.

El paleontólogo Gavin Prideaux, de la Universidad Flinders de Australia, ha indicado que la presencia de huesos de crías de marsupiales en la cueva donde se ha producido el hallazgo sugiere que los humanos podrían haber estado cazando.


“Esos animales no estaban preparados para escalar acantilados, por lo que no pudieron entrar en el asentamiento por sí solos. La única manera en que pudieron acceder al lugar fue mediante la intervención del ser humano”, ha indicado Prideaux.

hispantv

Compartir

0 comentarios: