martes, 13 de diciembre de 2016

Netanyahu declara la guerra a la prensa tras nuevos escándalos

Netanyahu declara la guerra a la prensa tras nuevos escándalos

El primer ministro israelí parece haber entrado en una disparatada guerra con los periodistas tras los últimos escándalos en que se ha visto envuelto.

Utilizando un lenguaje poco habitual en un cargo político que debe asumir que su tarea estará sometida a la lupa de la prensa, Benyamin Netanyahu ha armado en los últimos días su página de Facebook con embates contra reportes y acusaciones sobre él.

“El Canal 2 volvió anoche a mentir en su campaña contra el Likud (su partido)”, denunció Netanyahu en un mensaje emitido el viernes, un día después de apuntar contra la también privada cadena 10, a la que tildó de “antidemocrática”.

El Canal 2 volvió anoche a mentir en su campaña contra el Likud (su partido)”, denunció el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, en un mensaje.

A su criterio, los medios israelíes cargan contra el primer ministro más que en cualquier parte del mundo, por lo que se vio necesario denunciar “la parcialidad de los medios”.

También el domingo pasado aseguró que el Canal 10 “difunde cada noche falsa propaganda” para acabar con su ejecutivo, puntualizando que “no sorprende que su difusión sea tan pequeña”.

Los periódicos israelíes, entre ellos Haaretz (al que el premier ha acusado de vinculación con la Alemania nazi), Yedioth Ahronoth (el primero de pago más leído en los territorios ocupados) tampoco han sido inmunes a los ataques de Netanyahu.

Los medios de comunicación israelíes han difundido una amplia variedad de escándalos, algunos de ellos triviales pero bochornosos, que salpican al premier. Entre ellos destacan el desvío de fondos públicos o la polémica compra de tres submarinos a una empresa alemana.

Otro escándalo de mayor envergadura ha sido los casos de malversación de fondos públicos por la esposa del premier, Sara Netanyahu, que gastaba esos dineros en satisfacer sus presuntos gustos caros, cuidar a su padre (hoy fallecido), contratar cocineros privados y costear eventos familiares, o los de maltrato al personal de servicio, recepción de regalos y cuantiosas donaciones y el uso de viajes oficiales para disfrute personal.

La prensa israelí denuncia que el mayor problema no son los ataques de Netanyahu a los periodistas, sino el hecho que trate desde su autoridad de minar a los no afines.

hispantv

Compartir

0 comentarios: