lunes, 2 de enero de 2017

"Filipinas ya es amigo de China y no el caballo de Troya de EEUU"

"Filipinas ya es amigo de China y no el caballo de Troya de EEUU"

El embajador de Filipinas en China afirma que su país planea un cambio estratégico con el fin de alejarse de EE.UU. para acercarse a Pekín.

José Chito Sta. Romana ha asegurado este lunes en Pekín, capital china, que Manila ha dado un giro a su política exterior que conlleva pasos hacia la normalización de las relaciones con China.

“Nuestra política exterior era unilateralmente desequilibrada a favor de Estados Unidos”, ha manifestado Sta. Romana, para luego aclarar que Manila no está abandonando su alianza con Washington, sino que básicamente, se trata de normalizar los lazos con el gigante asiático.

Nuestra política exterior era unilateralmente desequilibrada a favor de Estados Unidos”, ha manifestado el embajador de Filipinas en China, José Chito Sta. Romana.

En este contexto, el embajador ha reconocido que China consideraba hasta ahora a Filipinas como “un peón geopolítico o caballo de Troya de EE.UU”, pero ahora, Pekín ve a Manila como un vecino amistoso.

Asimismo, el alto representante filipino ha dicho que Manila estaba abierta a negociaciones con Pekín para dar acceso a recursos que se hallan en las disputadas aguas del mar de la China Meridional.

Pekín reclama la soberanía de casi todos los territorios del mar de la China Meridional; solicitud que es parcialmente impugnada por Brunei, Malasia, Taiwán, Vietnam y Filipinas. En este sentido, el pasado julio, el Tribunal de La Haya concluyó que Pekín no tiene “derechos históricos” sobre los mencionados territorios en disputa.

Las relaciones entre Washington y Manila han sido tensas desde que el presidente filipino, Rodrigo Duterte, tomó las riendas del país, allá en junio de 2016. De hecho, recientemente, calificó a los embajadores de EE.UU. como ‘espías’ al orden de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

EE.UU., el gobernante colonial de Filipinas hasta 1946, es actualmente el principal aliado militar del país asiático, sin embargo, el saliente presidente estadounidense Barack Obama ha sido muy crítico con la severa represión de Duterte contra el crimen, especialmente el narcotráfico.

Así pues, el mandatario filipino se ha acercado a China y Rusia, denunciando las injerencias de Washington en los asuntos internos de Filipinas. Y por otra parte, Duterte ha tomado medidas para poner fin a la presencia militar de EE.UU. en su territorio, entre ellas el bloqueo de patrullaje estadounidense en el disputado mar de China Meridional.

hispantv

0 comentarios: