viernes, 10 de febrero de 2017

Tropas británicas podrían volver a Afganistán comandadas por OTAN

Tropas británicas podrían volver a Afganistán comandadas por OTAN

El ministro británico de Estado para las Fuerzas Armadas anuncia que las tropas británicas podrían regresar a un Afganistán devastado por la guerra.

El anuncio de Michael Penning tuvo lugar el pasado martes, si bien sus palabras no tuvieron en los medios de comunicación una cobertura amplia que sí han encontrado este viernes, un día después de que el comandante de la misión de EE.UU. en Afganistán, el general John Nicholson, solicitara más efectivos para la operación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra los talibanes en el país asiático.

Penning admitió que la situación en Afganistán es muy difícil, por lo que los mandos del Ejército británico están sopesando el regreso de las tropas británicas. Aun así, aclaró que de momento no hay planes para un despliegue inmediato, pero sí la posibilidad de que se consideren peticiones recibidas al respecto desde la Alianza Atlántica.

En contraposición a estas afirmaciones de Penning, desde el Ministerio de Defensa británica se ha informado de que no ha habido ninguna solicitud de aumento del personal militar de la OTAN en Afganistán, pero que si la hubiera lo considerarían.

La controversia ha surgido cuando Nicholson asistía a una sesión del Comité de Servicios Armados del Senado norteamericano para responder a preguntas del senador John McCain sobre la presencia de militares estadounidenses en Afganistán, donde actualmente hay desplegados unos 8400 efectivos de EE.UU.

En la misma sesión, Nicholson afirmó que dada la inseguridad reinante en Afganistán, incluso después de 15 años de invasión, todavía se necesita la presencia de miles de soldados más.

A ello añadió que “nuestros aliados podrían venir para ayudarnos en la tarea encomendada”, a fin de poder redoblar los esfuerzos para acabar con los talibanes.

En 2001, la OTAN, comandada por EE.UU., invadió Afganistán so pretexto de luchar contra el terrorismo. Sin embargo, 15 años de presencia militar extranjera en Afganistán no han podido restaurar la seguridad en un país que, además de Talibán, debe luchar también con otros grupos terroristas, como Al-Qaeda y EIIL (Daesh, en árabe).

Aun así, EE.UU. y el Reino Unido entregaron a mediados de octubre de 2014 sus principales bases en Afganistán, pero un año más tarde Londres volvió a enviar efectivos a la provincia de Helmand, en el sur del país, con la excusa de evitar que la región cayera en manos de los talibanes.

hispantv

Compartir

0 comentarios: