lunes, 29 de mayo de 2017

La NASA convoca una rueda de prensa para anunciar una misión sin precedentes

La NASA convoca una rueda de prensa para anunciar una misión sin precedentes

La misión Solar Probe Plus será lanzada entre en verano de 2018 y tratará de resolver los grandes enigmas de la física solar.

La NASA anunciará oficialmente este miércoles su intención de lanzar una sonda entre el 31 de julio y el 19 de agosto de 2018 que entrará en la atmósfera del Sol. La misión, bautizada 'Solar Probe Plus' (SPP), logrará acercarse a 5,9 millones de kilómetros de la superficie del astro, una distancia jamás alcanzada por ninguna otra nave.

El objetivo principal de la misión es recopilar datos que ayuden a los científicos a predecir las Eyecciones de Masa Corporal, oleadas de partículas que el Sol emite de forma explosiva y que, cuando alcanzan la tierra, pueden causar importantes daños en las redes eléctricas, los sistemas de navegación de los aviones y los satélites de comunicaciones, entre otros.

Además, la misión tratará de resolver de una vez por todas algunos de los grandes enigmas de la física solar; entre ellos, por qué la atmósfera del astro está mucho más caliente que su superficie (la fotoesfera) o cuál es el origen del viento solar.

La 'Solar Probe Plus' realizará 24 'pasadas' durante los aproximadamente siete años que durará la misión, que se contarán a partir de su llegada a destino, prevista para noviembre de 2018. Para ello, la nave viajará a un velocidad de casi 725.000 km/h, lo que la convertirá también en la más veloz construida hasta el momento.
Temperaturas de 1.400 Cº y bombardeo de radiación

En su acercamiento máximo, la sonda se situará a 5,9 millones de km del Sol. En este punto, su escudo térmico, de casi 12 centímetros de grosor y construido con fibras de carbonos, permitirá a la nave soportar temperaturas de más de 1.400 Cº y sobrevivir al bombardeo de la radiación.

Representación de la sonda saliendo de la Tierra después de separarse de su vehículo de lanzamiento / NASA

Representación de la sonda saliendo de la Tierra después de separarse de su vehículo de lanzamiento / NASA

De hecho, la estructura de la nave no solo está preparada para las altas temperaturas y la radicación, sino también para variaciones extremas, como los -130 ºC que tendrá que sufrir en sus 'pasadas' por Venus para conseguir moderar la velocidad de aproximación al Sol.

A pesar de que los astrónomos llevan estudiando este astro durante décadas, esta será la primera vez que puedan hacerlo dentro de su inusual atmósfera. Hasta ahora, lo más cercano que ha estado el hombre del Sol ha sido a 43 millones de km, alcanzados por la sonda 'Helios 2' en 1976.

RT

Compartir

0 comentarios: