sábado, 3 de junio de 2017

¿Cuáles van a ser y quién va a crear los trabajos del futuro?

¿Cuáles van a ser y quién va a crear los trabajos del futuro?

Los empleos en talleres, transporte, fábricas o de atención al cliente son algunos de los más vulnerables de cara a la automatización, según un informe.

Cuando convivamos con los robots, serán los primeros que nos roben: ya se están probando asistentes robotizados y planeando tiendas autónomas, como la de Amazon Go. Ante esta situación se plantean dos opciones que, según los expertos, deberían integrarse: orientar a las empresas hacia otros modelos de negocio y adaptarse y formarse para nuevos empleos que ya empiezan a formar parte de nuestro día a día.

Teniendo en cuenta la destrucción de trabajos tradicionales que traerá la cuarta revolución industrial, el primer instinto es ayudar a los empleados a encontrar nuevos puestos. Pero varios expertos apuntan a que esta no es la concepción idónea, o al menos no es la más completa.

"También necesitamos conseguir que las empresas cambien hacia mercados centrados en los servicios humanos y adoptar nuevos modelos de negocio que permitan que los empleados, clientes y comunidades puedan beneficiarse del cambio tecnológico", así de claro lo tiene Darlene Damm, encargada de iniciativas de innovación de la Universidad de California.

Una de las formas que estos expertos proponen para reestructurar la economía es que las empresas concedan acciones a los empleados, algo que muchas de las compañías más innovadoras del mundo ya hacen. Esta práctica ayuda a incentivar a los trabajadores y ofrece un amortiguador contra las desventajas que puede producir el desempleo tecnológico.

Si un empleado tiene acciones en una empresa y es reemplazado por una máquina, en realidad puede beneficiarse de que el robot tome su trabajo y lo haga mejor, porque el valor de sus acciones aumentará a medida que la empresa tenga más éxito.

Necesitamos conseguir que las empresas cambien hacia mercados centrados en los servicios humanos y adoptar nuevos modelos de negocio que permitan que los empleados, clientes y comunidades puedan beneficiarse del cambio tecnológico", así de claro lo tiene Darlene Damm, encargada de iniciativas de innovación de la Universidad de California.

A medida que agregamos más tecnología a nuestras vidas, no podemos olvidar seguir invirtiendo en nuestro potencial humano. Según explica Silvia Leal, asesora de la Comisión Europea en competencias digitales, hay una lista de profesiones del futuro que no debemos perder de vista. Muchas están orientadas a la salud: el diseñador de órganos será un médico con conocimientos en bioimpresión 3D que ayudará a reducir las listas de trasplante, el terapeuta de empatía artificial se servirá de la robotización para ayudar a personas con necesidades especiales y el protésico robótico diseñará exoesqueletos mecánicos que puedan controlarse con la mente.

Otro, que se antoja mucho más cercano, como el abogado especializado en drones y ciberseguridad. Completan el círculo los analistas y programadores del Internet de las cosas, los arquitectos de nuevas realidades (como la virtual) y los científicos y analistas de datos.

Pero, ¿qué hay que estudiar para ser, por ejemplo, arquitecto de nuevas realidades? No hay una carrera y, si ese fuera tu sueño ahora mismo, seguramente no sabrías ni por dónde empezar. Quizá el error esté en pensar que hace falta estudiar una carrera para todo.

La universidad tendrá que cambiar y adaptarse a las demandas sociales, pero no para convertirse en una "máquina expendedora de personas especializadas, sino para crear plataformas en las que las personas puedan reciclarse en profesiones punteras", concluyó Damm.

hispantv

0 comentarios:

x

Boletín de Noticias

Actualidad diaria

Alertas económicas

Global

Ciencia y tecnologia

y todo lo que necesitas saber.

La mejor información internacional de LA VERDAD OCULTA, diariamente en tu bandeja de entrada.