lunes, 24 de julio de 2017

Inquietud en la OTAN por la fidelidad de sus militares "rusos"

Inquietud en la OTAN por la fidelidad de sus militares "rusos"

La experiencia de la anexión de Crimea a Rusia ha creado suspicacia en el bloque militar occidental respecto a la fidelidad de sus militares de raíces rusas.

“Tenemos que estar siempre alerta. Debemos desarrollar nuestras herramientas de inteligencia y ser capaces de detectar cualquier intento por socavar la fidelidad de nuestras fuerzas”, ha declarado el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, a Reuters.

El dirigente era interrogado por la agencia británica para un reportaje publicado hoy lunes a partir del caso del comandante adjunto de la Flota rusa del Báltico, el vicealmirante Serguéi Yeliséyev, en 2014 subcomandante primero de la Marina ucraniana (entonces estacionada en Crimea).

Tras el derrocamiento a principios de ese año del entonces presidente Víktor Yanukóvich por sectores prooccidentales, en el contexto de la ruptura constitucional así creada (según los contrarios al golpe de Estado), Yeliséyev —nacido cerca de la capital rusa, Moscú— no sólo no opuso resistencia al movimiento crimeo de secesión de Ucrania y adhesión a la Federación Rusa, sino que abandonó el servicio y se unió al “enemigo”.

Su caso, importante por ser el segundo en el escalafón naval en Ucrania, fue solo uno de muchos que abandonaron en ese momento el Ejército ucraniano. “Casi ninguno de los efectivos ucranianos de Crimea resistieron”, observa Reuters.

Tenemos que estar siempre alerta. Debemos desarrollar nuestras herramientas de inteligencia y ser capaces de detectar cualquier intento por socavar la fidelidad de nuestras fuerzas”, considera el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg.

La subsistencia en las Fuerzas Armadas de países miembros de la OTAN de numerosos militares de nacionalidad cultural rusa o formados en la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), especialmente en Estonia, Letonia y Lituania, se ha convertido a la luz del caso de Yeliséyev en motivo de preocupación para la Alianza Atlántica.

Esta considera que Moscú ve gran valor en las personas con antecedentes similares, en caso de confrontación directa con Occidente —en un contexto a ojos de numerosos observadores de expansionismo de la OTAN, con la movilización de tropas en torno a las fronteras europeas rusas, ofensivas como la que contribuyó a derrocar al dictador libio Muammar Gaddafi y el apoyo a grupos armados insurrectos en Siria—.

Fuentes de la dirigencia de la OTAN aseguran incluso que el espionaje ruso ha estado tratando de captar como agentes a militares de etnia rusa de sus países limítrofes, aunque Stoltenberg ha dicho, pese a su voz de alerta, “confiar” en los Ejércitos de los países bálticos.

hispantv

0 comentarios: