miércoles, 19 de julio de 2017

Los cañones láser son vulnerables a las interferencias de radio convencionales

Los cañones láser son vulnerables a las interferencias de radio convencionales

EE.UU. está entusiasmado con el cañón láser LaWS de su buque USS Pons, pero ¿sería capaz de responder al ataque de una fragata iraní?

El cañón láser de combate de primera generación (LaWS, por sus siglas en inglés) instalado en la nave estadounidense USS Pons ha destruido un objetivo delante de la prensa por primera vez.

Los oficiales norteamericanos presentes comentaron al único medio invitado que el sistema LaWS ya no es un arma experimental, sino un componente esencial del arsenal de esa nave, con lo cual se ha convertido en el primer cañón laser del mundo operativo.

El capitán de esa nave de EE.UU., Christopher Wells, estimó que el LaWS es "más preciso que una bala" porque no le afectan factores externos como el viento y podría destruir diferentes objetivos sin que se den cuenta qué les impactó. Por su parte, el teniente Cale Hughes, encargado de operar el sistema, expresó con orgullo que son capaces de disparar "a la velocidad de la luz."

Durante ese ensayo, un haz de luz procedente del cañón láser impactó en el ala de un vehículo aéreo no tripulado lanzado desde la cubierta del USS Ponce. Sin embargo, ese dron volaba con una trayectoria conocida, una circunstancia que facilitó su derribo.

¿Sería capaz el sistema LaWS de defender a su nave portadora de un ataque de misiles con trayectorias desconocidas y lanzado desde varias direcciones?

Un video que muestra varias pruebas del cañón láser instalado en el buque anfibio USS Ponce fue distribuido por la Armada estadounidense en el 2014.

¿Cómo podría destruir un láser los misiles antibuque?

Borís Rozhin, especialista militar ruso, explica que el sistema LaWS "todavía se encuentra en su periodo de pruebas y necesita modificaciones", con lo cual "solo se emplea contra objetivos pequeños cuyas trayectorias se conocen", mientras que su funcionamiento durante un combate real "dependerá de la actuación de los medios de reconocimiento técnico: si no sabe de dónde procede el lanzamiento y cuál es su trayectoria, no será eficaz".

Este analista pone como ejemplo que, si el USS Pons se enfrenta a los iraníes en alguna zona del golfo Pérsico, "sería poco probable que destruyera alguna de sus fragatas con láser" porque "hay que detectar y apuntar al objetivo por medios convencionales"; es decir, localizarlo por radar. En cualquier caso, la nave de Irán "emplearía sus medios de supresión de ondas de radio".

Rozhin estima que la única ventaja del cañón láser de EE.UU. es su costo —a un dólar por disparo, estima el Pentágono—, pero con sus prestaciones de hoy en día su rendimiento "sería bajo" y a Washington le resultaría "más sencillo" lanzar varios misiles de crucero.

Problemas defensivos

Aunque en teoría podría utilizar el LaWS para defenderse, al USS Pons tampoco le resultará sencillo. Si le atacan con misiles antibuque y conoce el rumbo, la velocidad y la distancia de esos proyectiles, sí podría abrir fuego. Sin embargo, la nave atacante creará interferencias electrónicas que "dificultarían el funcionamiento de los medios de guiado", destaca Borís Rozhin.

"Así las cosas, es un prototipo y no de un arma en servicio" que EE.UU. aún necesita demostrar que puede funcionar durante un combate real, con lo cual "de momento solo se trata de una acción de 'marketing'", concluye este experto.

RT

0 comentarios: