jueves, 3 de agosto de 2017

Incoherencia, demagogia y contradicciones internas: Así es la nueva política exterior de EE.UU.

Incoherencia, demagogia y contradicciones internas: Así es la nueva política exterior de EE.UU.

El secretario de Estado de EE.UU. afirmó que las nuevas sanciones son una forma de mejorar 'la amistad' con Rusia. Su contradictoria declaración solo es un reflejo de la política exterior de Washington.

La contradictoria afirmación del secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, de que las nuevas sanciones de Washington contra Rusia están motivadas por el deseo de estrechar las relaciones con Moscú podría ser una señal de un problema mayor existente en la Administración Trump, que parece estar teniendo dificultades para formar una política exterior consistente.

  • "La votación casi unánime del Congreso sobre la legislación de sanciones representa la fuerte voluntad del pueblo estadounidense de ver pasos de Rusia hacia una mejora de las relaciones con EE.UU.", reza el mensaje de Tillerson publicado este sábado en el sitio web del Departamento de Estado.
  • Al final de su declaración, Tillerson subraya que EE.UU. se dispone a "trabajar estrechamente con nuestros amigos y aliados para asegurar que nuestros mensajes a Rusia, Irán y Corea del Norte son entendidos claramente".


La declaración del secretario de Estado norteamericano ha provocado fuertes críticas de Moscú, desde un rechazo cortés de la Embajada en Washington hasta tuits irónicos de algunos legisladores.

Así, el miembro del Consejo de Federación del Parlamento de Rusia Alexéi Pushkov calificó las palabras de Tillerson de "demagogia" y manifestó sarcásticamente que, entonces, la decisión de Rusia de reducir el número del personal diplomático de EE.UU. también debería ser tomada como "un símbolo de amistad".

El secretario de Estado luego trasladó la responsabilidad de las sanciones a los legisladores estadounidenses, diciendo que "ni el presidente ni yo estamos muy contentos" con la ley, una declaración que contradice al vicepresidente Mike Pence, quien en un reciente viaje a los países bálticos y Georgia aseguró que el Congreso y la Casa Blanca estaban hablando "con una voz unificada" sobre las sanciones rusas.

Las declaraciones de Tillerson son solo un ejemplo de una tendencia más amplia en la política exterior de Washington, que a menudo se contradice a sí mismo en cuestiones clave, en lo que muchos observadores estadounidenses atribuyen a la personalidad del propio Donald Trump, quien es conocido por cambiar de opiniónacerca de cuestiones clave como la OTAN o la relación con China.

La situación con Catar


Esta incoherencia de la política exterior estadounidense se manifestó en junio, por ejemplo, cuando Tillerson, el Pentágono y Trump tomaron posturas contradictorias sobre la crisis diplomática en torno a Catar.

Así, Tillerson se pasó una semana entera intentando jugar el papel de mediador y calmar las tensiones en el Golfo, pero el jefe de la Casa Blanca logró destruir todos sus esfuerzos con tan solo un tuit en el que aparentemente tomó partido por Arabia Saudita y sus aliados.

La Casa Blanca hace "todo lo posible para socavar" a Tillerson, señaló en declaraciones a 'Foreign Policy' un funcionario del Departamento de Estado, quien aseguró que el asunto de "Catar fueron siete días de trabajo que se desmoronaron con un solo tuit del presidente".


El acuerdo nuclear con Irán


Otra disputa de política exterior se produjo en torno a Irán y al importante acuerdo nuclear firmado con Teherán bajo la Administración Obama. Mientras que Tillerson, el jefe del Pentágono James Mattis, el asesor en Seguridad Nacional, Herbert McMaster, así como el presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el general Joseph Dunford, argumentaron a favor de preservar el acuerdo, Trump insistía en romperlo y solo el mes pasado aceptó a regañadientes certificar al Congreso que Irán no estaba incumpliendo el acuerdo, aunque más tarde indicó que la próxima vez que tenga que hacerlo podría tomar una decisión diferente.

Momentos incómodos


Por último, a veces el desorden interno en EE.UU. resulta en momentos realmente humillantes, como fue en abril, cuando Trump amenazó a Corea del Norte con una "poderosa Armada", mientras que la 'Armada' en cuestión —coloquialmente conocida como el grupo de batalla USS Carl Vinson— estaba navegando en dirección opuesta, sin saber que la Casa Blanca anunció que se dirigía hacia la península coreana.


RT

0 comentarios: