jueves, 16 de noviembre de 2017

EE.UU.: ¿Por qué aumentaron los crímenes de odio durante 2016?

EE.UU.: ¿Por qué aumentaron los crímenes de odio durante 2016?
Nacionalistas blancos se enfrentan a un grupo de manifestantes en Charlottesville (EE.UU.), el 12 de agosto de 2017. Joshua Roberts / Reuters

Frente a las alarmantes cifras del FBI, medios locales objetan que siguen siendo incompletas y un reconocido académico estadounidense considera que Obama y Trump son parte del problema.

Durante el año 2016, los crímenes de odio aumentaron en EE.UU., asegura el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

El organismo de seguridad interna presentó un informe, titulado 'Crímenes de odio, estadísticas 2016', donde revela que durante el año pasado se registraron dentro de ese orden "6.121 incidentes criminales" que dejaron 7.615 víctimas en todo el territorio de esa nación.

Las cifras representan un incremento de 4,63 % y 6,16 %, respectivamente, si se comparan con las del año 2015, cuando se contabilizaron 5.850 crímenes y 7.173 víctimas.

El documento oficial se nutre de los reportes de 15.254 agencias de aplicación de la ley, que proporcionan información sobre delitos, víctimas, delincuentes y ubicaciones, según dice una nota de prensa del FBI.

Las minorías, las más azotadas


De manera precisa, el organismo de inteligencia asegura que un 58 % de los crímenes de odio ocurridos en 2016 fueron motivados por prejuicios raciales, dirigidos mayoritariamente contra ciudadanos afroestadounidenses.

Un supremacista blanco durante una concentración en Charlottesville, en Virginia. / Joshua Roberts / Reuters

También se informó que los ataques contra ciudadanos de origen latino experimentaron un fuerte incremento (15 %), todavía mayor en el caso de aquellos perpetrados contra blancos (38 %) y árabes (17 %).

Detrás de los crímenes relacionados con prejuicios raciales, figuran otros que se asocian con temas religiosos (21 %). De ese porcentaje, 54 % fue contra judíos, mientras que contra miembros de la comunidad musulmana se observó un incremento de 20 % respecto al año 2015.

Según el FBI, cerca de uno de cada cinco crímenes de odio (16,7 %) responde a prejuicios sobre la orientación sexual de las víctimas. De ellos, el 63 % se dirigió contra hombres homosexuales.

Otros "105 incidentes", según describe la agencia, responden a agresiones a personas transexuales, lo que representa un 44 % más que el año anterior en los registros.


El 'ranking' de las víctimas


La distribución porcentual que hace el FBI, sobre los crímenes de odio en EE.UU. durante 2016, es la siguiente:

  • Por motivos raciales: 58,9 %.
  • Por motivos religiosos: 21,1 %.
  • Por orientación sexual: 16,7 %.
  • Por identidad de género: 1,7 %.
  • Por discapacidad: 1,0 %.
  • Por género: 0,5 %.


El informe aclara que "debido al redondeo, los desgloses porcentuales pueden no sumar 100,0 %".


Los responsables de los crímenes de odio


Las agencias encargadas de hacer cumplir las leyes en EE.UU informaron al FBI que de los 5.770 delincuentes detectados o detenidos por estos motivos, el 46,3 % son blancos; un 26,1 %, negros o afroamericanos; un 0,8 %, asiáticos; un 0,8%, indios americanos o nativos de Alaska; un 0,1%, nativos de Hawái u otras islas del Pacífico; y el 7,7% de múltiples otros orígenes. Los agrupados en la categoría "raza desconocida" sumaron 18,1 %, indicó el informe.

Por otra parte, a 4.100 agresores se les pudo determinar la edad y se comprobó que el 83,8 % de ellos tenía 18 años o más.

Manifestantes en una protesta contra Trump y el supremacismo celebrada en Nueva York, EE.UU. / Shannon Stapleton / Reuters

No obstante los resultados presentados, un reporte del diario 'The Washington Post' subraya que "si bien los datos del FBI captan una amplia mirada a los crímenes alimentados por el prejuicio", el informe "se considera incompleto", debido a que "no todas las jurisdicciones informaron" de los crímenes de odio en sus espacios geográficos.

Trump y sus políticas


Este aumento de los delitos de odio está relacionado con la forma de actuar del actual Gobierno estadounidense, dijo a RT James Petras, profesor emérito de la Universidad de Binghamton, Nueva York.

"Es un hecho que grupos anti palestinos, anti islámicos y supremacistas, están ganando fuerza en EE.UU., particularmente después de la elección de Donald Trump y luego de la implementación de sus políticas", asegura el también sociólogo.

Agrega que los grupos más violentos "actúan con odio contra las llamadas minorías".

Petras, quien es autor más de 62 libros, publicados en 29 idiomas, afirma que el gobierno de Trump "está contra los inmigrantes latinoamericanos".

La espiral de violencia


El profesor emérito también llama la atención sobre las actuaciones de los cuerpos de seguridad.

Opina que "la policía está atacando y matando afroamericanos en las calles, con total impunidad. Hay campañas contra palestinos, islámicos y musulmanes. En otras palabras, existen varios grupos gubernamentales y políticos que actúan impunemente contra las minorías".

Esa violencia, subraya, genera una espiral más amplia, ya que los agredidos forman a su vez "otros grupos", que también emplean la violencia como defensa, "porque sienten que los atacan impunemente".

Al respecto, el informe del FBI asevera que de los 4.720 crímenes de odio registrados durante 2016 y considerados "delitos contra personas", 44,7 % tuvieron por objetivo la "intimidación"de particulares o grupos sociales.

Manifestantes atacan a un supremacista blanco durante una manifestación en Charlottesville. Virginia, EE.UU.. 12 de agosto de 2017 / Joshua Roberts / Reuters


Obama, parte del problema


Aunque James Petras encuentra culpa en las políticas internas aplicadas por la administración Trump, precisa que los crímenes de odio "vienen en aumento desde el gobierno anterior".

Explica que en el plano internacional, Barack Obama generó mucha de la violencia con el fomento de guerras en Medio Oriente.

Pero internamente, detalla, "tampoco hizo ninguna política para incorporar a los latinos a la sociedad; al contrario, expulsó a dos millones de inmigrantes durante su presidencia. Y como Obama tenía posiciones hostiles hacia los países independientes de Oriente Medio", eso también repercutió en la cotidianidad estadounidense.

Petras considera que, actualmente, "el grupo mas influyente para el aumento de la represión contra la población afroamericana en EE.UU. es la policía".

Ejemplifica esta situación con los casos de "las policías municipales de Chicago, Los Ángeles y otras ciudades", que, dice, actúan con mucha violencia y "detienen a los afroamericanos para investigarlos, sin ninguna posibilidad de defensa de sus derechos civiles, y eso crea un ambiente de intolerancia y hostilidad".

Para el académico estadounidense, "los abusos policiales generan una alta conflictividad en EE.UU.". Y mientras aumenta la violencia entre policías y afroamericanos, "los blancos extremistas se aprovechan para tomar posiciones influyentes en las comunidades".

RT

0 comentarios: