domingo, 26 de noviembre de 2017

El Pentágono intentó bloquear un informe independiente sobre la pedofilia en las fuerzas afganas

El Pentágono intentó bloquear un informe independiente sobre la pedofilia en las fuerzas afganas
Imagen ilustrativa Mohammad Ismail / Reuters

La reticencia de la Defensa estadounidense a permitir una investigación independiente sobre el abuso infantil en el Ejército afgano genera dudas sobre la transparencia de sus propios reportes.

El Pentágono intentó bloquear una evaluación independiente sobre delitos de abuso sexual infantil cometidos por soldados y policías afganos, e insistió en elaborar su propio informe, que ofrece un análisis mucho menos fiable de las violaciones de derechos humanos perpetradas por estos aliados estadounidenses, informa el periódico The Washington Post citando a un asesor del senador demócrata por el estado de Vermont, Patrick Leahy.

El reporte SIGAR, mantenido en secreto del público


La investigación del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR, en inglés) contiene una explicación mucho más detallada de la gravedad del problema, reza el artículo. Además, este informe fue completado y presentado al Pentágono para ser revisado en febrero de este año, cinco meses antes de que concluyera la evaluación de la Oficina del Inspector General del Departamento de Defensa (DODIG, en inglés), agrega la publiacación.

No obstante, el informe del Departamento de Defensa pasó rápidamente el proceso de revisión y fue publicado, mientras que el otro informe tuvo que esperar su aprobación desde julio y todavía no es accesible públicamente.

Los resultados de la investigación del SIGAR —solicitada por 93 miembros del Congreso en 2015— siguen clasificados por orden del Pentágono, lo que genera dudas sobre la transparencia de los militares y la medida en que cumple con las leyes destinadas a frenar dichos abusos, alerta The Washington Post.

"Hubo un esfuerzo por desalentar la investigación"


El Pentágono respondió con "resistencia" cuando el Congreso solicitó al SIGAR —que desde 2009 ha publicado docenas de informes que denuncian la corrupción en el Gobierno afgano y la incompetencia entre sus fuerzas de seguridad— llevar a cabo la investigación, ha remarcado Tim Rieser, asesor de Leahy. Según Rieser, altos funcionarios del Pentágono argumentaron que el SIGAR carecía de jurisdicción para esta tarea en particular.

"Es justo decir que hubo un esfuerzo por desalentar la investigación" del SIGAR, ha sostenido Rieser, que añade que finalmente las dos agencias acordaron coordinar y publicar informes complementarios, pero que los investigadores del Pentágono no cumplieron las promesas de cooperar por completo.

Por su parte, el jefe del SIGAR, John Sopko, ha afirmado a través de un comunicado: "Al revisar el informe de la DODIG, está claro que el informe del SIGAR ofrece una imagen mucho más completa del problema. Esta es una información que creo que el pueblo estadounidense tiene derecho a saber".
16 casos de abusos sexuales

En el informe del Departamento de Defensa se afirma que fueron revisados 16 casos de abusos sexuales a niños desde 2010 hasta 2016, pero que el número real se desconoce debido a los procedimientos inconsistentes de presentación de informes, entre otros obstáculos.

No está claro si el SIGAR documentó más o menos casos de abuso sexual infantil, ya que esta evaluación no puede ser publicada hasta que sea aprobada por los funcionarios del Departamento de Defensa de EE.UU., que tienen la autoridad para investigar y redactar material clasificado para su posterior publicación.

En este sentido, Erica Gaston, abogada de derechos humanos en Global Public Policy Institute (con sede en Berlín, Alemania), ha afirmado que la decisión del Pentágono de hacerse cargo de la investigación sobre los abusos sexuales a menores genera inquietudes, porque —según la abogada— es a menudo menos transparente que otras agencias.

  • Es conocido que el personal de seguridad afgano recluta a niños pequeños como sirvientes, y que en ocasiones los menores son violados.
  • En la sociedad afgana existe la práctica de vestir a algunos niños como mujeres y hacer que bailen en las reuniones.
  • Esta práctica, conocida como 'bacha bazi', fue prohibida por los talibanes, pero revivió después de la invasión de Estados Unidos en 2001.


RT

0 comentarios: