lunes, 6 de noviembre de 2017

Trump: Tiroteo en Texas es problema de salud mental y no de armas

Trump: Tiroteo en Texas es problema de salud mental y no de armas
El presidente estadounidense, en el jardín de la Casa Blanca, Washington, 3 de noviembre de 2017.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dice que el tiroteo en Texas no tiene que ver con el problema de armas y lo atribuye a la ‘salud mental’.

El domingo, un hombre estadounidense de 26 años, identificado como David Patrick Kelley, atacó con un rifle de asalto semiautomático una pequeña iglesia cerca de la ciudad de San Antonio, en Texas (sureste de EE.UU.) y mató a 26 personas.

El mandatario estadounidense al ser preguntado este domingo en una rueda de prensa en Japón, sobre este incidente y la cuestión del control de armas en EE.UU. ha indicado: “esta no es una situación de armas de fuego (...) podríamos investigarlo, pero es un poco pronto para analizarlo”, pues lo ha atribuido a “muchos problemas de salud” que tienen en EE.UU.

De igual manera, el inquilino de la Casa Blanca ha agregado que “por suerte, alguien más tenía armas y abrió fuego en respuesta, si no todo hubiese sido mucho peor”.

Esta (el tiroteo) no es una situación de armas de fuego... podríamos investigarlo, pero es un poco pronto para analizarlo”, dice el presidente de EE.UU., Donald Trump.

El debate sobre la violencia armada y las reglas para comprar y portar armas nunca han podido tener éxito hasta el momento en EE.UU. Muchos lo vinculan con el derecho inalienable de los ciudadanos que ha sido determinado en la Constitución y tachan de traidores a los que tienen opiniones contrarias.

Sin embargo, lo cierto es que el efecto bumerán de ello se ve más claro en la sociedad; de modo que tanto los terroristas como personas con problemas mentales pueden acceder fácilmente a armas de fuego debido a las bajas restricciones.

Según la organización Gun Violence Archive (GVA), en 2016 se registró un total de 58.221 casos de violencia armada en Estados Unidos, en los que murieron 15.059 personas.

Otro caso reciente sucedió el primer día de octubre pasado, cuando un tiroteo en un concierto en Las Vegas, estado de Nevada (oeste de EE.UU.) mató a 58 personas con armas potenciadas con dispositivos. En Estados Unidos, la venta de armas automáticas está muy restringida, pero la venta de dispositivos potenciadores es legal.

hispantv

0 comentarios: