miércoles, 31 de enero de 2018

"El presidente del Parlamento catalán prefirió no sacrificarse y aplazar el pleno"

"El presidente del Parlamento catalán prefirió no sacrificarse y aplazar el pleno"
Banderas independentistas frente al Parlamento catalán tras aplazar el pleno. 30 de enero de 2018. / Laura Calonge / Sopa Images / www.globallookpress.com

Diego López Garrido, catedrático de Derecho Constitucional, opina que el partido de Puigdemont JuntsxCat lo ha tomado como una derrota.

Mientras los partidos independentistas debaten la estrategia a seguir tras el aplazamiento de la investidura que se dio este martes en el Parlamento catalán, el catedrático de Derecho Constitucional Diego López Garrido, quien también fuera portavoz del grupo parlamentario del PSOE en el Congreso de los Diputados durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ofreció a RT su opinión sobre los últimos sucesos en torno a la investidura de Carles Puigdemont.

Después de la decisión de ayer del presidente de la cámara regional, Roger Torrent, de aplazar la investidura, López Garrido considera que "las cosas se clarifican un poco más".

Para el catedrático, este pleno "iba encaminado al precipicio", ya que hubiese conllevado la investidura de Puigdemont en contra del criterio del Tribunal Constitucional español. "Eso significaba que el presidente del Parlamento de Cataluña se sacrificaba", porque tras esa actuación inmediatamente le habrían interpuesto una querella por desobediencia al Constitucional.

No se puede proponer como candidato a alguien que está en busca y captura de los tribunales y que está fugado fuera de España

"El presidente del Parlamento prefirió no sacrificarse y aplazar ese pleno", interpreta el experto, que afirma que JuntsxCat, el partido por el que fue cabeza de lista Carles Puigdemont, lo tomó "evidentemente" como una derrota.

Para López Garrido, los mensajes hechos públicos hoy –en los que Puigdemont reconocía la derrota del proceso independentista– ponen de manifiesto que el expresidente es consciente de que su candidatura ahora es "definitivamente imposible", porque "ahora ya no tiene ni la complicidad del presidente del Parlamento".

Acerca de si el Tribunal Constitucional puede impugnar un hecho que aún no ha ocurrido, el catedrático se muestra en desacuerdo con la premisa de partida, pues cree que la reacción del Ejecutivo español ha sido contra un hecho que ya se había producido: la propuesta del presidente del Parlamento de Cataluña de que fuera Puigdemont el candidato para la investidura, resolución publicada en el Boletín Oficial del Parlamento de Cataluña. Por tanto, "es una reacción contra una realidad, no contra una eventualidad", afirma, y continúa: "no se puede proponer como candidato a alguien que está en busca y captura de los tribunales y que está fugado fuera de España".

En estos momentos, el Constitucional español aún no ha decidido si admite a trámite la impugnación presentada por el Gobierno, "en el momento en que admita a trámite esa impugnación, se paraliza todo" hasta que resuelva sobre el fondo, concluye.

El Tribunal Constitucional hizo público un auto el día 27 en el que advertía de la imposibilidad de celebrar el debate de investidura con un candidato ausente, y la presencia de Carles Puigdemont era supeditada a su entrega a las autoridades judiciales españolas y al permiso del juez instructor que lleva la causa que el expresidente tiene pendiente con la Justicia española. Al no cumplirse con los requisitos, el presidente de la cámara catalana, Roger Torrent, decidió aplazar el pleno de investidura.

Puigdemont permanece en Bruselas desde el pasado 30 de octubre, mientras pesa sobre él una orden de busca y captura para ser juzgado por los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

RT

0 comentarios: