martes, 10 de abril de 2012

MIT pronostica que la mitad de la población morirá en colapso post-industrial


la población morirá en colapso post-industrial


Repitiendo pronósticos del Club de Roma sobre un colapso económico para el año 2030, científicos aseguran que sólo un "gobierno mundial" podría salvar a la humanidad.

¿Morirán 5 mil millones de personas el próximo siglo? Eso es lo que el controvertido think-tank elitista del Club de Roma predijo en 1972. Décadas después de su publicación, partidarios de un gobierno mundial aún están impulsando sus predicciones como un llamado a la disminución de la población.

Recientemente, el físico australiano Grahan Turner hizo noticia luego de revisar algunos modelos computacionales que investigadores de MIT crearon para la publicación de 1972 del Club de Roma, la cual proyectaba un drástico declive de la población humana en directa relación a la escasez global de recursos. Las conclusiones de Turner, no obstante, dejaron la agenda a vista y paciencia del resto. “El mundo se dirige a un desastre”, dice, sugiriendo que el “crecimiento económico ilimitado” aún es posible si los gobiernos del mundo inician políticas e invierten en tecnologías verdes que ayuden a limitar la expansión de nuestra huella ecológica.

El Club de Roma neo-malthusiano ha emergido una vez más – en momentos en que altos medioambientalistas están exigiendo que un gobierno mundial salve al planeta – para presentar modelos computacionales que desarrolló con MIT. Los modelos predicen un futuro desgarrador, donde recursos limitados como el petróleo, el alimento y el agua, supuestamente gatillan un colapso que termina con la precipitante reducción de la población. La gráfica, mientras falla en proveer números concretos en el eje Y, parece mostrar un nivel de población en 2100 aproximadamente idéntico a las casi 4.5 mil millones de personas que vivían en 1980. Este declive representaría más de 5 mil millones de personas que dejarían de existir en las proyecciones:




Por supuesto, los modelos del Club de Roma y MIT ya predijeron un punto de crisis que llegaría para el año 2000, el cual, como las predicciones de Sir Thomas Malthus sobre una escasez de alimentos por el crecimiento poblacional, nunca se hizo realidad. En su lugar, esta predicción de un desastre refleja las aspiraciones de las élites para detener el crecimiento, y no una reflexión neutral sobre las tendencias que debieran manifestarse.

El Club de Roma fue fundado en 1968 como un grupo “medioambientalista”, de, por y para las élites que aspiran centralizar el control del planeta, su población y recursos. Efectivamente, el elitismo de este grupo quedó expresado a través del propio Club de Roma cuando publicó, en 1991, que la “propia humanidad” y el uso de sus recursos eran el enemigo:

“El enemigo común de la humanidad es el hombre. En la búsqueda de un nuevo enemigo que nos uniera, se nos ocurrió la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, escasez de agua, hambruna y similares, encajarían con el papel. Todos estos peligros son causados por la intervención humana, y es sólo a través del cambio de actitudes y comportamientos que esto será superado. El verdadero enemigo, entonces, es la propia humanidad” – Club de Roma, “The First Global Revolution”, 1991.

La Executive Intelligence Review de Lyndon LaRouche, junto a otros críticos, descubrieron a inicios de los ochenta que el modelo computacional creado por MIT había sido manipulado para producir los resultados que Aurelio Peccei, fundador del Club de Roma, quería mostrar. Como los autores Phillip Darrel Collins y Paul David Collins resumen:

“El motivo de este engaño, sostiene Peccei, es puramente altruista. Aparentemente, la ‘mentira noble’ proporcionó un tratamiento de shock necesario para forzar a las naciones a adoptar medidas de control poblacional (Executive Intelligence Review Special Report, p. 16, 1982). En una crítica a The Limits to Growth, Christopher Freeman caracterizó al grupo del MIT como un ‘Malthus con ordenador’ (Freeman p. 5, 1975).”

En otras palabras, los gráficos usados por el Club de Roma, como el que ahora emerge, no están diseñados para predecir el camino de la humanidad, sino dirigirlo. El economista Gunnar Myrdal atacó los intentos del modelo por “impresionar el público inocente”, aseverando que posee “poca, si no es ninguna, validez científica”.

Las élites quieren una sociedad post-industrial

Las proyecciones bosquejadas por el Club de Roma en el libro Limits to Growth, similar a Population Bomb de Paul Ehrlich, pretendía avergonzar al público por sus patrones de consumo, más allá de ser una predicción literal. Debido a esto, el material producido por MIT no es más que una confirmación del propósito de manipular el comportamiento humano a través de un gobierno mundial u organismo global centralizado.

Este es el objetivo principal de la Agenda 21 de Naciones Unidas y otros programas de “desarrollo sustentable”. Fomentan preocupación por la escasez de recursos, mientras muchas de sus afirmaciones resultan ser inciertas y descartan la opción de alternativas.

Memorándums internos de las compañías petroleras Mobil, Chevron and Texaco confirman que éstas han limitado intencionalmente su capacidad de extracción para elevar los precios de los combustibles.

Consideremos que muchos medios de prensa tradicional como Bloomberg han tenido que refutar el mito de la escasez de petróleo, con nuevos descubrimientos que ponen en ridículo aseveraciones de que el combustible desaparecerá del planeta. Si se mantiene o no la deseabilidad del combustible sobre fuentes de energía alternativas, es una cuestión distinta, pero las fuentes actuales de petróleo durarán fácilmente por las próximas décadas. Restringir el acceso promedio de la población al crudo es muy diferente a su disponibilidad real.

Como un reporte de Forbes indica, el estudio del Club de Roma ha sido constantemente actualizado. Sin embargo, la actual “confirmación” descarta el uso de cualquier alternativa. Las posibilidades están ahí, ¿pero han elegido las élites abrazar otra solución que no sea la centralización de poder? ¿Por qué?

Por otro lado, la disponibilidad mundial de alimentos está siendo desafiada, no por la capacidad de cultivarlos y proveerlos, sino por especuladores que elevan los precios a su conveniencia. Biocombustibles, principalmente el etanol derivado del maíz, están exacerbando este dilema al amenazar a miles de millones de personas con la inanición.

Los cultivos transgénicos (genéticamente modificados) han sido impulsados sobre la promesa ilusoria de que proveerán mejores rendimientos. Pero el fracaso de estos cultivos en producir más alimentos causará un desastre mucho más grande a la agricultura tradicional, creando costosas semillas destructoras de organismos orgánicos que ya estánprovocando suicidios masivos en la India.

La disponibilidad del agua limpia está siendo desafiada por numerosos factores. Entre ellos se encuentra la contaminación con drogas y compuestos que imitan el estrógeno, como el Bisfenol-A, vinculado con problemas de fertilidad, cáncer, deformidades y alteraciones de género sexual en humanos y animales silvestres.

Nuevamente, las élites están conduciendo estas políticas. El potencial de un consumo “no sustentable” de los recursos no carece de méritos, pero sí carece de un enfoque serio al culpar inmediatamente a las masas, en vez de apuntar a quienes toman las decisiones. No está en disputa que el hombre sea incapaz de destruirse a sí mismo, sino que los oligarcas en el poder estén llevando a la humanidad a la destrucción.

La estrategia fue explicada por Bill Gates en una charla de TED, del año 2010. En ella dibuja una fórmula que predice el colapso, a menos que la humanidad disminuya su población, consumo de energía, servicios y emisión de Co2. “Probablemente uno de estos números tendrá que llegar cercano al cero”, manifestó Gates, indicando las cantidades demográficas como una variable clave.


Las élites quieren simplificar el debate, fomentando el supuesto valor negativo de los seres humanos.

FUENTE: http://verdadahora.cl/
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios