domingo, 24 de diciembre de 2017

Arabia Saudita exige 6.000 millones de dólares a un príncipe preso por corrupción

Arabia Saudita exige 6.000 millones de dólares a un príncipe preso por corrupción
El principe Al Walid ben Talal.

Al Walid ben Talal es la persona más acaudalada de Arabia Saudita y posee la 45.ª fortuna más grande del mundo.

Las autoridades de Arabia Saudita han solicitado al principe Al Walid ben Talal, arrestado en noviembre como parte de una controversial redada anticorrupción, que abone al menos 6.000 millones de dólares por su liberación.

Personas familiarizadas con el asunto citadas por The Wall Street Journal han asegurado que se trata de la cantidad más alta que Riad ha demandado a los príncipes sauditas detenidos y podría poner en riesgo el "imperio comercial" de Al Walid.

Así, el arrestado se vería obligado a entregar gran parte de su conglomerado Kingdom Holding Company, una de las empresas de inversiones internacionales más exitosas, valorada en cerca de 9.000 millones de dólares.

Pese a que los responsables del caso no han ofrecido muchos detalles sobre sus acusaciones, un alto funcionario saudita asegura que este multimillonario inversionista enfrenta cargos por lavado de dinero, soborno y extorsión.

Sin embargo, un abogado de Al Walid señaló que no se habían presentado acusaciones contra su cliente y que el fiscal solo abriría un caso en su contra si no alcanzan un acuerdo.

Al Walid ben Talal, es la persona más acaudalada de Arabia Saudita y una de las más ricas del mundo: de hecho, la revista Forbes estima que posee la 45.ª nayor fortuna de nuestro planeta. Participa en gigantes estadounidenses como Citigroup, Twitter o Fox Broadcasting y también invirtió en empresas tecnológicas, como Apple o Motorola.

Parte de los 11 príncipes, cuatro ministros y decenas de exministros sauditas que estaban confinados en el hotel Ritz Carlton de Riad fueron liberados tras alcanzar compromisos financieros. Este es el caso de Miteb ben Abdulá, hijo del fallecido rey de Arabia Saudita, Abdalá ben Abdulaziz, quien pagó más de 1.000 millones de dólares.

  • La investigación la lleva a cabo un comité contra la corrupción creado por el heredero del reino, Mohamed ben Salmán, que decidió reabrir el caso sobre las inundaciones de 2009 y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés), en el marco del cual se practicaron los arrestos.
  • Ese organismo también investiga casos de lavado de dinero y de corrupción en acuerdos de venta de armas, aunque algunos especialistas estiman que su función alternativa también sería eliminar cualquier oposición potencial contra el príncipe Mohamed.


RT

Comentarios