miércoles, 27 de diciembre de 2017

La polémica empresa de la 'Steve Jobs de la biotecnología' evita por los pelos la bancarrota

La polémica empresa de la 'Steve Jobs de la biotecnología' evita por los pelos la bancarrota
Imagen ilustrativa Pixabay / jarmoluk

Elizabeth Holmes, directora ejecutiva de la empresa de análisis de sangre exprés Theranos, fue una vez la millonaria más joven de EE.UU.

La empresa de análisis de sangre exprés Theranos ha logrado evitar la bancarrota gracias a un préstamo de última hora de 100 millones de dólares que le ha concedido Fortress Investment Group, según informó The Wall Street Journal.

El préstamo debería ayudar a mantener a Theranos a flote a lo largo de 2018, pero está "sujeto a la consecución de ciertos productos y logros operacionales", señaló la fundadora y directora ejecutiva de Theranos, Elizabeth Holmes, a los accionistas de la compañía en un correo electrónico.

El préstamo de Fortress está garantizado por la cartera de patentes de Theranos, y el acuerdo otorga a Fortress el 4% del capital de la compañía.

De millonaria más joven de EE.UU. a estar al borde de la bancarrota


En 2015, Elizabeth Holmes era para 'Forbes' la mujer que acumulaba la mayor fortuna de EE.UU. Se la apodó la 'Steve Jobs' de los análisis de sangre exprés y era también considerada la millonaria más joven de EE.UU., gracias a una fortuna valorada en 4.500 millones de dólares en 2014.

Las promesas de Holmes sobre su capacidad para revolucionar las pruebas de sangre ayudaron a su empresa a atraer inversiones hasta alcanzar los 9.000 millones de dólares de capitalización en 2014.

Sin embargo, una investigación del diario The Wall Street Journal en 2015 suscitó dudas sobre su tecnología y prácticas y la sumió en una espiral descendente. Así, se descubrió que la compañía estaba utilizando máquinas de la competencia para ejecutar al menos algunas de sus pruebas.

Theranos pronto enfrentó varias demandas y quedó bajo una investigación federal, y a su fundadora se le prohibió ingresar a sus propios laboratorios durante dos años. A partir de ese momento la compañía tuvo que cerrar sus laboratorios en California y Arizona y reorientar su estrategia hacia la comercialización de un dispositivo de detección de enfermedades llamado miniLab.

A fines de 2016, la compañía todavía disponía de 200 millones de dólares en efectivo, pero las perspectivas para atraer más capital eran muy limitadas.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios