martes, 9 de enero de 2018

Filipinas advierte a China de militarización de isla en disputa

Filipinas advierte a China de militarización de isla en disputa
El ministro de Defensa de Filipinas, Delfin Lorenzana, responde a una serie de preguntas durante una conferencia de prensa, 23 de octubre de 2017.

El ministro de Defensa de Filipinas, Delfin Lorenzana, responde a una serie de preguntas durante una conferencia de prensa, 23 de octubre de 2017.

El Gobierno de Filipinas ha amenazado este martes con presentar una protesta diplomática ante China si se confirma que Pekín ha incumplido la promesa de no militarizar Fiery Cross (Yongshu Jiao), un disputado arrecife en el mar de China Meridional.

“Vamos a presentar una queja si se demuestra que los chinos están militarizando un área que está muy cerca de nosotros, el Fiery Cross”, ha indicado el ministro filipino de Defensa, Delfin Lorenzana.

En este sentido, ha recordado, en una conferencia de prensa, que el Gobierno chino se comprometió a no militarizar ninguna de las islas de Fiery Cross, por lo cual, ha explicado, Manila está investigando informes sobre la reciente actividad china en este conjunto de islas, cuya soberanía se disputan desde hace años.

El comentario del titular filipino se produce después de una transmisión de imágenes aéreas en la Televisión Central de China (CCTV, por sus siglas en inglés), en las que se puede apreciar que una de las islas de Fiery Cross, al parecer, ha sido transformada en una base aérea.

Lorenzana ha destacado que si su país puede probar que tienen soldados allí e incluso armas para su defensa en la isla, eso supondrá una violación de lo dicho.

Por su parte, el portavoz presidencial filipino, Harry Roque, ha declarado que la militarización de la isla “constituye una amenaza adicional para la paz y la seguridad en la zona”, según ha informado el medio filipino GMA News Online.


Vamos a presentar una queja si se demuestra que los chinos están militarizando un área que está muy cerca de nosotros, el Fiery Cross”, ha indicado el ministro filipino de Defensa, Delfin Lorenzana.


Ante tales declaraciones, Pekín, por su parte, ha asegurado que no existe ningún tipo de militarización en Fiery Cross.

Cuando se le ha preguntado sobre las denuncias de Filipinas, el portavoz de la Cancillería china, Lu Kang, ha dicho que la construcción se está llevando a cabo en el territorio que le pertenece a China, y la misma está destinada a velar por la paz en la región, así como por la seguridad marítima, además de prevenir futuros desastres.

“Por supuesto, China también necesita levantar los equipos de defensa necesarios para su territorio”, ha explicado Kang.

De igual modo, al señalar que China y Filipinas son “vecinas amistosas”, ha recalcado que “el equipo relevante no está dirigido contra ningún país en particular”, mientras ha agregado que China está preparada para reforzar la comunicación con la parte filipina para acabar con los malentendidos y aumentar la confianza mutua.

El mar de China Meridional, también conocido como mar del Sur de China, es una extensión muy disputada del océano Pacífico, de la cual el gigante asiático reclama casi un 90 %. Pese a estas disputas marítimas, con la llegada al poder en Filipinas de Rodrigo Duterte, en junio de 2016, las relaciones Manila-Pekín han alcanzado un nuevo nivel, ya que el mandatario filipino busca estrechar lazos con China.

hispantv

Comentarios