miércoles, 3 de enero de 2018

Israel a inmigrantes africanos: O se van o los metemos en prisión

Israel a inmigrantes africanos: O se van o los metemos en prisión
Migrantes africanos retenidos en el centro de detenciones de Holot del régimen israelí, situado en el desierto del Néguev, en los territorios ocupados palestinos.

El régimen israelí se dispone a deportar en un plazo máximo de tres meses a unos 38.000 inmigrantes africanos ‘indocumentados’ que residen en los territorios ocupados palestinos, de los que la mayoría proceden de Eritrea y Sudán.

“Defender las fronteras es un derecho soberano de Israel”, ha dicho el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu este miércoles en el parlamento para justificar sus planes de deportación masiva de africanos.

Para Netanyahu, estos extranjeros son inmigrantes económicos y no refugiados, algo que contradice el derecho internacional, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y diversas organizaciones pro derechos humanos.

En virtud de esta iniciativa, los contribuyentes israelíes tendrán que desembolsar 332 millones de euros con el fin de “eludir el peligro de desvirtuar el carácter judío de Israel (que representan los inmigrantes en cuestión)”, según la coalición derechista liderada por el premier que gobierna Israel.


Defender las fronteras es un derecho soberano de Israel”, ha dicho el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, para justificar sus planes de deportación masiva de africanos.


Mientras tanto, los afectados tienen ante sí un gran dilema, pues deberán decidir si macharse “voluntariamente”, en cuyo caso recibirán 3500 dólares y un billete de avión al destino que elijan, o serán encarcelados el próximo abril por tiempo indefinido y serán considerados “infiltrados” ilegales.

Con el fin de garantizar el éxito de la expulsión, Netanyahu se ha apresurado a cerrar acuerdos con países receptores como Ruanda, que recibirá 5000 dólares por migrante admitido, según reportó el lunes el diario local Haaretz.

Para encaminar bien el proceso, Israel cerrará su centro de retención de inmigrantes de Holot, situado en el desierto del Néguev, en cuyas instalaciones se estima que viven 27.494 eritreos y 7869 sudaneses.

La política migratoria en la que se basa el régimen de Tel Aviv para expulsar a los inmigrantes africanos data de 1950 y se rige por la Ley del Retorno, que garantiza la ciudadanía automática israelí sólo a los judíos de cualquier lugar del mundo que quieran residir en los territorios ocupados de Palestina.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios