miércoles, 10 de enero de 2018

Refugiado sirio se prende fuego por recortes en ayudas de la ONU

Refugiado sirio se prende fuego por recortes en ayudas de la ONU
Ryad Khalaf Zibou, un refugiado sirio, recibe atención médica en un hospital en la ciudad libanesa de Trípoli tras prenderse fuego fuera de la oficina del ACNUR, 10 de enero de 2018.

La desesperación por el recorte de fondos de ayuda de la ONU para los refugiados sirios ha llevado a uno de ellos a quemarse el miércoles frente a una oficina de la organización en El Líbano, en la ciudad de Trípoli, sufriendo graves quemaduras.

Se trata del intento desesperado de Ryad Khalaf Zibou, un padre de familia sirio de 43 años y refugiado en El Líbano, quien pretendía obtener ayuda para su familia cuando “se prendió fuego” en un complejo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la ciudad norteña de Trípoli, según informaron el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

“Este trágico incidente subraya las presiones y dificultades que enfrentan muchos refugiados, que se están volviendo cada vez más vulnerables y que, en casos raros, recurren a actos tan desesperados”, consideraron las agencias en un comunicado conjunto.

Además, indicaron, a la agencia de noticias francesa AFP, que personal de las Naciones Unidas atendió el incidente, brindó asistencia en primeros auxilios y llevó a Zibou rápidamente al hospital, donde se encuentra en una situación grave, pero estable.

El doctor Gabriel al-Saba detalló que Zibou sufrió quemaduras de tercer grado en más de un tercio de su cuerpo y requerirá al menos dos meses de tratamiento.

Este trágico incidente subraya las presiones y dificultades que enfrentan muchos refugiados, que se están volviendo cada vez más vulnerables y que, en casos raros, recurren a actos tan desesperados”, consideraron ACNUR y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en un comunicado conjunto.

La esposa del refugiado, Nadia, relató que la familia, originaria de la ciudad de Alepo, devastada por la guerra, no ha podido mantenerse a sí misma desde que les cortaron la ayuda de la ONU que recibían hace cuatro meses. Explicó que no tienen dinero ni para comer y que su esposo pasaba la mayor parte del tiempo buscando trabajo sin tener éxito.

Un informe de la ONU alertó el martes de que más de la mitad del aproximado millón de sirios registrados en El Líbano viven bajo una “pobreza extrema”.

La ONU dejó de suministrar alimentos y ayuda financiera a algunas familias sirias hace varios meses. Desde el comienzo del conflicto sirio en 2011, más de 340.000 personas han sido asesinadas. El Líbano, país vecino de Siria, acoge a una importante proporción de refugiados en su territorio, siendo cerca del millón, conforme a los últimos datos de las Naciones Unidas.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios