jueves, 1 de febrero de 2018

China prueba su avanzado misil DF-21D ante portaaviones de EEUU

China prueba su avanzado misil DF-21D ante portaaviones de EEUU
Los vehículos militares chinos llevan misiles balísticos DF-21D durante un desfile militar en la Plaza de Tiananmen en Pekín, 3 de septiembre de 2015.

China realizó pruebas del mejorado misil balístico DF-21D, lo cual es un 30 % más potente que su versión anterior y se considera una amenaza para portaaviones de EE.UU. al tener capacidades de ataque que podrían poner a estos buques de guerra fuera de acción.

Tras el ensayo, China advirtió que Washington tendrá que pensárselo dos veces antes de enviar a cualquiera de sus portaaviones al estrecho de Taiwán, según informó el miércoles el diario Asia Times.

Se cree que el misil podría tener un nuevo lanzador móvil capaz de operar y desplazarse fuera de la carretera, en comparación con el modelo anterior que requería vehículos de apoyo y tendría que estacionarse en una enorme área de superficie sólida antes del lanzamiento.

Sin embargo, no está claro si el misil se ha mejorado en términos de alcance, velocidad, o carga explosiva.

El DF-21D es considerado el primer y único misil balístico antibuque del mundo. El alcance del misil, capaz de transportar ojivas convencionales y nucleares (de hasta 300 kilotones), se estima superior a 1450 kilómetros. La designación del objetivo se lleva a cabo a través de radar y el equipo optoelectrónico de los satélites Yaogan.

Cuando la familia de misiles entró en servicio por primera vez a principios de la década del 2000, se decía que era el primer misil balístico antisubmarino hipersónico guiado por satélite.

El misil ha sido desplegado a lo largo de la costa china en las provincias de Fujian, Zhejiang, Guangdong, Jiangsu, Shandong y Liaoning para garantizar que los buques de guerra de la Armada taiwanesa y japonesa, e incluso de la Séptima Flota estadounidense, se sientan intimidados en caso de un enfrentamiento militar en el estrecho de Taiwán.

Este avance de China en el sector misilístico supone una señal de alarma para EE.UU. dadas las tensiones entre ambas partes, que han suscitado previsiones sobre el posible estallido de una guerra entre Washington y Pekín.

Según los analistas, Pekín ha desarrollado el alcance de su artillería, en particular dotándola del misil balístico antibuque DF-21D, lo cual “en una crisis futura podría obligar a la Armada de EE.UU. a operar a 800 o 900 millas de Taiwán y del resto de la llamada ‘primera cadena de islas’”, que va desde las Kuriles hasta la península de Malaca, pasando por Japón.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios