sábado, 24 de febrero de 2018

Culpar a las víctimas y dar rienda suelta a los violadores: Escándalo en la Policía británica

Culpar a las víctimas y dar rienda suelta a los violadores: Escándalo en la Policía británica
Una mujer en una calle de Newcastle durante una noche de fiesta, Inglaterra, el 3 de mayo de 2009. Nigel Roddis / Reuters

Un nuevo informe acerca de los abusos sexuales contra alrededor de 700 niñas y mujeres en el nordeste de Inglaterra revela que antes del inicio de la investigación en 2014 los culpables no solían ser perseguidos.

Grupos de acosadores que abusaron de unas 700 menores de edad y mujeres en Newcastle y otras partes de Northumbria, en el nordeste de Inglaterra, Reino Unido, se sentían libres de violar a sus víctimas debido a la falta de una eficaz investigación y persecución policial.

Los agentes del orden público actuaban más en contra de las propias afectadas que de los agresores, según revela un informe elaborado por David Spicer, expresidente de la Asociación Británica para los Estudios de Prevención del Abuso y Negligencia contra los Niños.

El informe presenta los resultados de una investigación iniciada en enero de 2014, cuando las autoridades se percataron de que la situación podría ser mucho peor de lo que se imaginaban. En el marco de la investigación, 112 agresores fueron encarcelados por abusar sexualmente de más de 270 víctimas, conducta con la que antes de 2014 los delincuentes salían impunes.

Algunas de las víctimas fueron provistas de alojamiento seguro, por lo que se consideraba como mala conducta y baja moral por su parte, y se encontraban bajo vigilancia de las autoridades. "Esto fue un mensaje innecesario para los infractores, que animaba su persistencia arrogante: era poco probable que fueran procesados o que les impidieran continuar con los abusos", reza el informe, según cita The Telegraph.

Debido al accionar de la Policía local, o más bien, por la falta de las debidas acciones legales hacia los agresores, muchas víctimas sintieron que no se podía hacer nada para llevar a los culpables a la justicia.
"Cuando me desperté, había sido violada"

Los hombres drogaban o emborrachaban a las jóvenes vulnerables y mujeres para luego violarlas, a menudo cuando estaban inconscientes, e incluso las obligaban a prostituirse. Si bien algunas de las víctimas en un principio no veían nada malo en tomar algo y drogarse con quienes consideraban sus amigos, en los encuentros posteriores sintieron miedo.

"Quería irme. Me dieron una bebida. Seguía diciendo que no y haciéndoles frente. Estaba muy cansada y me dormí. Cuando me desperté, había sido violada", cita The Guardian uno de los testimonios recogidos por Spicer. Aquella víctima aseguró que nunca tuvo sexo cuando estaba ebria.

Los abusadores, en su mayoría, eran procedentes de Pakistán, Bangladés, India, Irán, Irak, Turquía, Albania y Europa Oriental, pero el informe subraya que la falta de ganas de investigar los abusos no se debió a motivos de corrección política o miedo a ser acusados de racismo.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios