viernes, 2 de febrero de 2018

Escándalo: Exmarinero de EEUU soplaba secretos a cambio de sexo

Escándalo: Exmarinero de EEUU soplaba secretos a cambio de sexo
El entonces comandante de la Marina de EE.UU. Troy Amundson, conversa con miembros de la Marina de Filipinas, en 2010.

Un exoficial de la Marina de EE.UU., Troy Amundson, es el último oficial de alto rango que se declara culpable en el mayor escándalo de la historia de la Marina estadounidense al admitir ante el juez haber revelado información confidencial a cambio de servicios sexuales.

El excomandante de la Marina en su declaración de culpabilidad ante el tribunal federal de San Diego (California) admitió haber aceptado sobornos, incluso mediante los servicios de varias prostitutas, del contratista extranjero Leonard Glenn Francis y su compañía con sede en Singapur, Glenn Defence Marine Asia.

“Amundson admitió que desde septiembre de 2012 hasta octubre de 2013, Francis pagó cena, bebidas, transporte, otros gastos de entretenimiento y los servicios de prostitutas para Amundson y otros oficiales de la Marina de Estados Unidos”, indica un comunicado de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos en San Diego, según informó el jueves la cadena CNN.

El texto detalla que Amundson, responsable de coordinar los ejercicios con las armadas extranjeras desde 2005 a 2013, a cambio de estos favores, dio negocios de la Armada de Estados Unidos a la compañía de 'Fat Leonard', como es conocido Glenn por los periodistas.

El exmarinero Amundson admitió que desde septiembre de 2012 hasta octubre de 2013, Francis pagó cena, bebidas, transporte, otros gastos de entretenimiento y los servicios de prostitutas para Amundson y otros oficiales de la Marina de Estados Unidos”, indica un comunicado de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos en San Diego.

Amundson eliminó toda la correspondencia entre él y Francis de su cuenta privada de correo electrónico tras haber sido entrevistado por investigadores federales en 2013. Los fiscales indican que en uno de esos correos electrónicos, el excomandante prometió darle información privada de la Armada de Estados Unidos a Francis.

Poco después de recibir el correo electrónico con la promesa de información, Francis coordinó la visita de varias prostitutas para que fueran enviadas a Amundson, que se enfrenta a hasta cinco años de prisión y 250.000 dólares de multa. En abril conocerá su sentencia.

El exoficial “deliberadamente, metódicamente y repetidamente intercambió su cargo público por gastos de entretenimiento y los servicios de prostitutas, y al hacerlo, se alineó con un contratista de defensa extranjero sobre su armada, sus colegas y su país”, denunció el fiscal federal Adam Braverman en la declaración.

La investigación del caso de este contratista extranjero comenzó en 2013, y hasta ahora 20 de los 29 acusados ​​se han declarado culpables. Él mismo admitió cargos de soborno y fraude en 2015.

Este caso se suma a los grandes escándalos sexuales y de corrupción que han salpicado a las Fuerzas Armadas de EE.UU.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios