miércoles, 28 de marzo de 2018

Ecuador corta sistemas de comunicación de Assange con el exterior

Ecuador corta sistemas de comunicación de Assange con el exterior
E fundador del portal Wikileaks, Julian Assange, en el balcón de la embajada de Ecuador en Londres, capital del Reino Unido, 5 de febrero de 2016.

El Gobierno de Ecuador ha anunciado este miércoles el corte de las comunicaciones ‘con el exterior’ del fundador del portal Wikileaks, Julian Assange, refugiado en la embajada ecuatoriana en el Reino Unido desde 2012, como represalia por ‘interferir en asuntos de otros países’.

“La medida fue adoptada ante el incumplimiento por parte de Assange del compromiso escrito que asumió con el Gobierno a finales de 2017, por el que se obligaba a no emitir mensajes que supusieran una injerencia en relación a otros Estados”, señala un comunicado publicado por el Gobierno de Ecuador, presidido por Lenín Moreno.

El Ejecutivo del país sudamericano advierte además al ciberactivista australiano de que podría adoptar “nuevas medidas ante el incumplimiento del compromiso (de no interferir) por parte de Assange”.

Quito no ha ofrecido detalles sobre qué tipo de comunicaciones le han sido cortadas a Assange ni cómo este ha inclumplido el acuerdo, aunque el corte se ha anunciado tras protestar el lunes el fundador de WikiLeaks a través de Twitter por la expulsión de diplomáticos rusos de países occidentales, en relación con el envenenamiento del exespíaruso Serguéi Skripal en el Reino Unido.

La medida fue adoptada ante el incumplimiento por parte de Assange del compromiso escrito que asumió con el Gobierno a finales de 2017, por el que se obligaba a no emitir mensajes que supusieran una injerencia en relación a otros Estados”, señala el Gobierno de Ecuador en un comunicado.

El martes, el secretario de Estado para Asuntos exteriores británico, Alan Duncan, declaró que “es muy lamentable que Assange siga en la embajada de Ecuador”, a lo que añadió que “es hora de que ese miserable gusanito salga de la embajada y se entregue a la Justicia”.

Assange no puede salir de la embajada de Ecuador en Londres desde 2012 porque, de hacerlo, el Reino Unido lo extraditaría casi con toda seguridad a Suecia, que pretende juzgarlo por presuntos delitos sexuales.

Además, si es extraditado a Suecia, las autoridades de este país lo extraditarían a su vez a Estados Unidos, donde sería procesado por filtrar secretos sobre la seguridad estadounidense y podría ser condenado a la pena de muerte.

hispantv

Comentarios