jueves, 22 de marzo de 2018

"La comparación de Boris Johnson sobre el Mundial 2018 y la Alemania nazi es ofensiva e inadmisible"

"La comparación de Boris Johnson sobre el Mundial 2018 y la Alemania nazi es ofensiva e inadmisible"
El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson Peter Nicholls / Reuters

No es la primera vez que el jefe de la diplomacia británica hace declaraciones escandalosas sobre Rusia.

El portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, ha tachado de "ofensivas y inadmisibles" las palabras del ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, quien comparó este miércoles el hecho de que el Mundial 2018 tenga lugar en Rusia con la celebración de la Olimpiada de Berlín 1936 en la Alemania del Tercer Reich.

"Es una afirmación absolutamente repugnante, no es propia de un ministro de Exteriores de un país, de ningún país", ha dicho Peskov. "Sin duda, es ofensivo e inadmisible", ha enfatizado el vocero.

El miércoles, en una reunión del Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento, el diputado laborista Ian Austin dijo que "Putin piensa usar [el Mundial] como Hitler utilizó los Juegos Olímpicos de Berlín 1936", como "promoción". "Creo que la comparación con 1936 es definitivamente correcta. Es una perspectiva vomitiva pensar en la glorificación de Putin en este evento deportivo", respondió Johnson.

Hace menos de una semana, Johnson hizo otra acusación infundada al afirmar que era "muy probable" que detrás del ataque contra el ex doble agente ruso Serguéi Skripal estuviera una decisión de Vladímir Putin. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, tachó de "escandalosos e imperdonables" esos comentarios.

"Da miedo recordar que representa a una potencia nuclear"


A su vez, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, comentó las palabras de Johnson diciendo que "ahora no existe la menor duda de que todas las acciones de Londres respecto a Rusia están relacionadas con una cosa: crear una imagen del enemigo, inventando para ello los argumentos más absurdos".

Zajárova señaló que "es evidente que Boris Johnson está envenenado por el odio y el rencor, la falta de profesionalismo, y de ahí la grosería". "Da miedo recordarlo, pero este hombre es un representante de la dirección política de una potencia nuclear", observó.

No es la primera vez


No es la primera vez que Rusia se convierte en objetivo de acusaciones gratuitas por parte del Reino Unido sin que en ningún momento se hayan presentado hechos concretos que lo demuestren. A finales de 2017, Johnson señaló a Rusia por supuestamente intentar interferir en los asuntos de su país —en particular, en las elecciones y el Brexit—, pero no presentó pruebas al respecto.

Esta vez, la crisis diplomática se desencadenó después de que la primera ministra británica, Theresa May, afirmara de manera infundada que era "muy probable que Rusia fuera responsable" del envenenamiento. Al mismo tiempo, Londres se negó a proporcionarle a Moscú acceso a los materiales de la investigación sin explicar claramente los motivos.

El caso Skripal ha desatado una crisis diplomática entre ambas naciones, con la expulsión de 23 diplomáticos rusos de Reino Unido y la pronta adopción de posibles medidas análogas por parte de Rusia, que ha ofrecido su cooperación en la investigación a pesar de la negativa de la parte británica.

RT

Comentarios