jueves, 1 de marzo de 2018

Relacionan reacciones al olor con las "actitudes políticas"

Relacionan reacciones al olor con las "actitudes políticas"
Nuestras reacciones al olor revelan nuestras actitudes políticas.

Hay una fuerte conexión entre el apoyo a una sociedad dirigida por un líder despótico y ser sensible a olores corporales, como el sudor o la orina, indica un estudio que revela la atracción de personas que se sienten asqueadas por los olores corporales con jefes políticos autoritarios.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Estocolmo, en Suecia, encontró que este nexo puede tener sus raíces en un instinto muy arraigado para evitar enfermedades infecciosas.

“Hubo una conexión sólida entre lo fuertemente que alguien estaba asqueado por los olores y su deseo de tener un líder similar a un dictador que pueda suprimir los movimientos radicales de protesta y garantizar que los diferentes grupos permanezcan en su lugar”, ha indicado Jonas Olofsson uno de los autores del trabajo, citado este jueves por Europa Press.

Ese tipo de sociedad reduce el contacto entre los diferentes grupos y, al menos en teoría, disminuye la posibilidad de enfermarse, añade Olofsson, que investiga el aroma y la psicología.

Hubo una conexión sólida entre lo fuertemente que alguien estaba asqueado por los olores y su deseo de tener un líder similar a un dictador que pueda suprimir los movimientos radicales de protesta y garantizar que los diferentes grupos permanezcan en su lugar”, ha indicado Jonas Olofsson, que investiga el aroma y la psicología en la Universidad de Estocolmo, en Suecia.

De hecho, el asco es una sensación básica que nos ayuda a sobrevivir. Cuando la gente está asqueada, arruga la nariz y entrecierra los ojos, básicamente disminuyendo su percepción sensorial del mundo. En esencia, el desagrado es una protección contra las cosas que son peligrosas e infecciosas, cosas que queremos evitar.

Los autores desarrollaron una escala para que los participantes en una encuesta 'onine' en diferentes países calificaran sus niveles de disgusto en función de los olores corporales, tanto propios como ajenos. A los pesquisados se les pidió opiniones políticas y, en el caso de Estados Unidos, se añadieron preguntas sobre cómo planeaban votar en la carrera presidencial de 2016.

“Demostró que las personas que estaban más disgustadas por los olores también tenían más probabilidades de votar a (entonces candidato estadounidense) Donald Trump que aquellas que eran menos sensibles”, ha destacado Olofsson.

El investigador ha agregado que Trump, actual presidente de Estados Unidos, habla con frecuencia sobre cómo le desagradan las diferentes personas, considera que las mujeres son asquerosas y que los inmigrantes transmiten enfermedades.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios