sábado, 21 de abril de 2018

Demócratas demandan a Trump, Rusia y Wikileaks por injerencia

Demócratas demandan a Trump, Rusia y Wikileaks por injerencia
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llega a la estación aérea Naval Key West en Florida, 19 de abril de 2018.

El Partido Demócrata de Estados Unidos ha presentado una demanda multimillonaria contra el Gobierno de Rusia, la campaña del presidente estadounidense Donald Trump y el portal de filtraciones Wikileaks, por ‘interferir’ en los comicios presidenciales de 2016 dañando a su candidata, Hillary Clinton.

La denuncia, presentada el viernes por el Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) ante un tribunal federal neoyorquino, alega que altos responsables de la campaña de Trump se confabularon con el Kremlin y su agencia de espionaje militar para perjudicar a Clinton y favorecer al candidato republicano.

“En la campaña presidencial de 2016, Rusia lanzó un asalto total a nuestra democracia y encontró un socio voluntario y activo en la campaña de Donald Trump”, afirmó el presidente del DNC, Tom Pérez, en un comunicado.

El dirigente sostiene que esto supuso “un acto de traición sin precedentes” en Estados Unidos, ya que nunca antes había ocurrido que la campaña de un candidato estableciera una “alianza con una potencia extranjera hostil para reforzar sus oportunidades de ganar la Presidencia”.

En la campaña presidencial de 2016, Rusia lanzó un asalto total a nuestra democracia y encontró un socio voluntario y activo en la campaña de Donald Trump”, afirma el presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés), Tom Pérez.

La demanda del Partido Demócrata coincide con la investigación independiente que lleva a cabo el fiscal especial Robert Mueller, para determinar ‘el alcance de la injerencia rusa’ en las pasadas elecciones, que los servicios de inteligencia del país aseguran ocurrió, y si hubo complicidad con la campaña de Trump.

La demanda también rechaza que la supuesta injerencia del Kremlin –que Moscú refuta–, mediante la divulgación de documentos del Partido Demócrata filtrados por piratas informáticos rusos y por Wikileaks, “supuso una conspiración ilegal que perjudicó gravemente las aspiraciones de Clinton”.

La madrugada del viernes, Trump calificó de nuevo como “caza de brujas” las investigaciones del fiscal especial Mueller sobre este caso, conocido como la trama rusa y aseguró, en un tuit, que “claramente” no hubo ni confabulación ni obstrucción.

Los republicanos del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes emitieron en marzo un informe en el que dijeron que no encontraron pruebas de que Trump y su campaña se confabularan con Rusia para influir en las elecciones, aunque después los demócratas de ese mismo comité emitieron un documento contrario.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios