martes, 31 de julio de 2018

El árbol más sagrado de Nueva Zelanda, bajo amenaza por culpa de los cerdos y los humanos

El árbol más sagrado de Nueva Zelanda, bajo amenaza por culpa de los cerdos y los humanos
Flickr/itravelNZ

Una plaga mortal ha sido registrada a pocos metros de este kauri milenario, a pesar de los esfuerzos de un programa en vigor desde 2009 diseñado para detener su propagación.

Se calcula que el Tane Mahuta, el árbol más grande y más venerado de Nueva Zelanda, podría tener unos 2.500 años de antigüedad. Tras todo ese tiempo sobre la Tierra, este kauri de 45 metros de alto y 4,4 de diámetro está gravemente amenazado por una peligrosa plaga, advierte un artículo publicado en Science Alert.

Casi una década después del descubrimiento de una enfermedad mortal que afecta a los kauri, una especie conífera endémica de este país, la plaga continúa extendiéndose a través de la parte septentrional de la Isla Norte neozelandesa.

Miles de estos árboles han sido infectados y muchos han muerto o están camino de hacerlo. Una de las zonas más afectadas es el bosque de Waipoua, donde se encuentra el Tane Mahuta.

Los maoríes, que remontan su linaje hasta los orígenes de la Tierra, consideran al Tane Mahuta -cuyo nombre significa 'El señor del bosque' en maorí- como un pariente suyo, por lo que la amenaza de perder este árbol debería impulsar la lucha contra esta plaga mortal, cree el autor.

Conductores de la enfermedad: humanos y cerdos



La enfermedad ha sido registrada a pocos metros del árbol milenario, a pesar de los esfuerzos de un programa en vigor desde 2009 diseñado para detener su propagación.

Gran parte de los objetivos de este plan se han centrado en fomentar cambios de comportamiento entre los visitantes del bosque para que sigan los senderos y adopten hábitos como lavar sus botas, por ejemplo, al mismo tiempo que pavimentar caminos de tierra.

Sin embargo, el autor del artículo muestra su frustración ante este programa, ya que este se resiste a adoptar acciones más drásticas, como cerrar el acceso al boque de kauris a los senderistas, algo necesario, cree, ya que los seres humanos son, junto con los cerdos salvajes, unos de los principales conductores de la enfermedad.

A pesar de dictarse en noviembre de 2017 el cierre temporal del bosque de Waipoua, este no ha sido respetado por culpa de la falta de medidas efectivas para controlar que sea cumplido.

Así, muchos visitantes ignoran la decisión y siguen entrando al lugar y diseminando la enfermedad, ya que el Tane Mahuta es un gran atractivo turístico que atrae a miles de personas a la zona.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios