viernes, 17 de agosto de 2018

Galaxias enanas del "patio trasero de la Vía Láctea" se cuentan entre las primeras del Universo

Galaxias enanas del "patio trasero de la Vía Láctea" se cuentan entre las primeras del Universo
Vía Láctea y la vecina galaxia de Andrómeda. 31 de mayo de 2012. NASA, ESA, Z. Levay and R. van der Marel (STScI), and A. Mellinger / Reuters

"Es el equivalente astronómico de hallar los restos de los primeros humanos que habitaron la Tierra", explica uno de los investigadores.

Cuatro galaxias poco luminosas, que orbitan la Vía Láctea, se encuentran entre las primeras formadas en el Universo, según un nuevo estudio citado por EurekAlert.

Investigadores del Instituto de Consmología Computacional de la Universidad de Durham (Reino Unido) y del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian (EE.UU.) hallaron pruebas de que las galaxias enanas Segue-1, Bootes I, Tucana II y Osa Mayor I tienen más de 13.000 millones de años.

Cuando el Universo sólo contaba aproximadamente 380.000 años, se formaron los primeros átomos. Eran átomos de hidrógeno, el elemento más simple en la tabla periódica. Se acumularon en nubes y gradualmente comenzaron a enfriarse y formar grupos pequeños, o halos de materia oscura, que surgieron del Big Bang o Gran Explosión.

Esa fase de enfriamiento, conocida como la Edad Oscura Cósmica, duró aproximadamente 100 millones de años. Con el tiempo, el gas que se había enfriado dentro de los halos se volvió inestable y comenzó a formar estrellas. A su vez, esos cuerpos dieron lugar a las primeras galaxias y alumbraron al Universo, llevando la Edad Oscura a su fin.

La intensa radiación ultravioleta emitida por las primeras galaxias destruyó los átomos de hidrógeno restantes, al ionizarlos (expulsando electrones), lo que dificultó que ese gas se enfriara y formara nuevas estrellas.

El proceso de creación de galaxias se detuvo por completo y durante los siguientes mil millones de años, más o menos, no se formaron galaxias nuevas.

Con el tiempo, los halos de materia oscura se volvieron tan masivos que incluso el gas ionizado pudo enfriarse. Sereanudó la formación de galaxias, que culminó en el surgimiento de espectaculares galaxias luminosas, como nuestra propia Vía Láctea.

Los investigadores han comprobado ahora que un modelo de formación de galaxias, desarrollado con anterioridad, se corresponde perfectamente con datos de alta precisión obtenidos en la última década. Eso les ha permitido inferir la edad de las galaxias satélites, según reza su informe, publicado en Astrophysical Journal.

"Detectar algunas de las primeras galaxias que se formaron en nuestro Universo, orbitando en el patio trasero de la Vía Láctea, es el equivalente astronómico de hallar los restos de los primeros humanos que habitaron la Tierra. Es muy emocionante", explicó el profesor Carlos Frenk, director del citado Instituto de Cosmología Computacional.

RT
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios