sábado, 4 de agosto de 2018

Obsesionados con selfis podrían sufrir un trastorno dismórfico

Obsesionados con selfis podrían sufrir un trastorno dismórfico
Estudio sugiere que los obsesionados con selfis podrían sufrir un trastorno dismórfico.

Los que prestan demasiada atención a su aspecto físico en las redes sociales podrían sufrir un trastorno dismórfico corporal, sugiere un estudio.

Estas personas se preocupan fuera de lo normal por sus defectos físicos y también por los que se imaginan, ampliados por la imagen que estas personas intentan proyectar en redes sociales, dice un estudio del Departamento de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.).

El estudio, publicado en el portal JAMA Facial Plastic Surgery, asegura que la culpa recae en los numerosos filtros que modifican la apariencia. Proyectar una imagen que realmente no existe para recibir la aprobación de los demás en algunos casos hace que la persona quiera parecerse más a esa imagen ficticia que a la real.

“El trastorno dismórfico corporal es una preocupación excesiva unida a un defecto percibido en la apariencia que entra dentro del trastorno obsesivo-compulsivo. El trastorno es más que una inseguridad o una falta de confianza. (…) Hacen todo lo posible por ocultar sus imperfecciones, hacen movimientos repetitivos como pellizcarse la piel o arreglarse [continuamente], y pueden visitar dermatólogos o cirujanos plásticos con frecuencia, con la esperanza de cambiar su apariencia”, manifiesta el estudio.

El trastorno dismórfico corporal es una preocupación excesiva unida a un defecto percibido en la apariencia que entra dentro del trastorno obsesivo-compulsivo. El trastorno es más que una inseguridad o una falta de confianza. (…) Hacen todo lo posible por ocultar sus imperfecciones, hacen movimientos repetitivos como pellizcarse la piel o arreglarse (continuamente), y pueden visitar dermatólogos o cirujanos plásticos con frecuencia, con la esperanza de cambiar su apariencia”, manifiesta un estudio del Departamento de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.).

Según datos de 2018 –agrega el estudio—, el 55 % de los cirujanos asegura haber recibido en su consulta a pacientes que deseaban mejorar su imagen en las selfis, sobre todo, su forma de la nariz por lo que buscan en la rinoplastia la solución, seguida de los trasplantes capilares y la cirugía del párpado. “La cirugía no mejorará el trastorno”, explican los elaboradores del estudio, al añadir que en esta etapa se debe intervenir psicológicamente mediante una terapia cognitiva del comportamiento del paciente y la administración de antidepresivos.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios