lunes, 20 de agosto de 2018

Papa admite negligencia de Iglesia ante pederastia de curas

Papa admite negligencia de Iglesia ante pederastia de curas
El Papa Francisco da un discurso a los fieles en la plaza San Pedro en el Vaticano, 19 de agosto de 2018.(Foto: AFP)

El papa Francisco al condenar el escándalo de pedofilia de curas en EE.UU., admitió que la Iglesia no ha sabido actuar ni reconocer la gravedad del daño.

“Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas”, lamentó el Pontífice en una carta leída el domingo.

El papa envía la nota “al Pueblo de Dios”, luego de que la Corte Suprema del estado estadounidense de Pensilvania publicase la semana pasada un informe de 1356 páginas en el que reveló abusos sexuales a unos 1000 menores por unos 300 curas durante casi setenta años en ese estado, y denunció que esos incidentes fueron encubiertos por la Iglesia Católica.

De allí que el pontífice hiciera un llamado al “ayuno y la oración” para que despierten los oídos de los clérigos “ante el dolor silenciado en niños, jóvenes y minusválidos”. También hizo un llamado a la comunidad católica a movilizarse para “denunciar todo aquello que pone en peligro la integridad de cualquier persona”.

Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas”, lamenta en una carta el papa Francisco.

Explicó, asimismo, que en varias partes del mundo se está trabajando para proteger la integridad de niños y adultos, y para aplicar las medidas necesarias para rendir cuentas por parte de todos aquellos que realicen o encubran delitos de esta índole, medidas que, sin embargo, según admitió el pontífice, se han demorado en ser aplicadas.

La Iglesia católica se ve conmocionada una y otra vez por acusaciones de abusos. En julio, el cardenal y arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, fue destituido de su cargo por acusaciones de vejación sexual contra un adolescente.

En América Latina, el caso más escandaloso fue el del exsacerdote chileno Fernando Karadima, de 81 años, sancionado en 2011 por el Vaticano a un retiro de por vida de sus funciones por los abusos cometidos entre 1980 y 1995.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios