domingo, 2 de septiembre de 2018

Niño de 13 del campamento de Nuevo México: "El novio de mi madre me entrenaba para la yihad"

Niño de 13 del campamento de Nuevo México: "El novio de mi madre me entrenaba para la yihad"
La acusada Jany Leveille (de izquierda) sentada junto a su abogado defensor; el acusado Siraj Ibn Wahhaj y su abogado defensor Tom Clark. Tom Clark / Reuters

El menor relató al FBI que los niños del campamento aprendían técnicas de combate y que presenció un ritual que podría ser un "exorcismo".

Uno de los niños que vivía en un campamento desmantelado este viernes en Nuevo México (EE.UU.) confesó al FBI que el novio de su madre lo estaba entrenando para llevar a cabo una yihad contra los infieles, informa Reuters citando documentos judiciales federales. En el campamento el niño, de 13 años, vivía con un grupo de personas que quedaron detenidas bajo cargos de conspiración y tenencia ilícita de armas.

En una declaración jurada, un agente del FBI escribió que el niño, hijo de una mujer haitiana descrita como la líder del grupo e identificada como Jany Leveille, dijo a los investigadores que el novio de su madre, Siraj Ibn Wahhaj, quería "reunir un ejército" y entrenarlo para la guerra santa.

El niño relató a los agentes que el hombre los entrenó a él y a otro hijo de Leveille en el uso de las armas y en técnicas militares y les dijo que yihad significaba matar a no creyentes en nombre de Alá.

El adolescente era uno de los 11 menores y cinco adultos que vivían en el campamento cuando los agentes del alguacil local efectuaron una redada en el lugar el 3 de agosto. Durante la operación descubrieron un alijo de armas de fuego y a los niños, que vivían sin comida ni agua potable, y más tarde hallaron el cadáver de un niño de tres años enterrado en el sitio.

El testigo también confesó al FBI que su madre creía que Dios le había mandado mensajes, y que vio como ella e Ibn Wahhaj realizaban supuestos rituales de "exorcismo" sobre el niño de tres años, incluido uno durante el cual el pequeño se ahogó y se le paró el corazón.

El adolescente dijo que su madre y otras personas en el campamento le advirtieron de que no le contara a nadie que el niño de tres años estaba allí porque de lo contrario "irían todos a la cárcel".

Los abogados de la defensa han dicho que los cinco adultos estaban ejerciendo sus derechos constitucionales para practicar su religión y poseer armas de fuego, y que el grupo está siendo discriminado porque son negros y musulmanes. Todos los figurantes de este caso deben comparecer ante un tribunal en la ciudad de Albuquerque el martes.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios