viernes, 19 de octubre de 2018

CNDH de México condena políticas ‘racistas’ y xenófobas de Trump

El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, en el VIII Congreso de Derecho Sanitario, 18 de octubre de 2018.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) mexicana expresa su rechazo al odio, la xenofobia y el racismo de EE.UU. frente a los emigrantes hondureños.

“Migran porque no tienen qué comer o preservando la vida, y México tiene que ser congruente de rechazar esa política de odio, xenofóbica y racista de los Estados Unidos”, manifestó ayer jueves el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, que ejerce también como defensor del pueblo.

Frente a la política racista del presidente de EE.UU., Donald Trump, y a sus amenazas con arrestar y deportar a los hondureños que han comenzado a llegar a la frontera mexicana, el funcionario aseveró tras el VIII Congreso de Derecho Sanitario, celebrado en la Ciudad de México, que la fuerza, la amenaza y la violencia nunca han sido la respuesta a las necesidades de protección de personas que no emigran por gusto.

Más allá, el titular del organismo autónomo del Estado mexicano mencionó la necesidad de no caer en la provocación de responder de igual forma, sino de aplicar el principio del derecho y la congruencia.

“Tenemos que anteponer la dignidad nacional rechazando esas conductas, no caer en la provocación de contestar de igual forma, sino con la razón, con el derecho y aplicando el principio de congruencia”, sostuvo.

Migran porque no tienen qué comer o preservando la vida, y México tiene que ser congruente de rechazar esa política de odio, xenofóbica y racista de los Estados Unidos”, declaró el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México, Luis Raúl González Pérez, en respuesta a las amenazas del presidente de EE.UU., Donald Trump.

A continuación, el presidente de la CDNH señaló que los Estados nacionales tienen derecho a regular la inmigración, pero advirtió de que tal regulación debe mantener un “rostro humanitario”.

“Puede haber un principio con rostro humanitario (…) se tiene que partir del principio de no separación de las familias, lo mismo que estamos pidiendo en Estados Unidos y que ninguna imagen de fuerza debe demostrar o debe de agregarse a un estado de riesgo para las personas que ya de por sí vienen sufriendo”, declaró.

A causa de la inseguridad y la falta de empleo, una caravana de de tres mil emigrantes ha partido de Honduras rumbo a la frontera sur de EE.UU. para pedir asilo a las autoridades del país norteamericano.

El inquilino de la Casa Blanca pidió ayer jueves en los términos más duros a las autoridades mexicanas que detenga ese alud o, si no lo hacen, Estados Unidos movilizará a su Ejército para cerrar su frontera sureña.

hispantv
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Comentarios